Ir a la página principal
Reportajes

Honrar la vida

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, después de una incesante búsqueda en la que, hasta hoy, invirtió 36 años de su vida, encontró al nieto número 114: su propio nieto.

ImagenSu nieto ya está, pero la búsqueda sigue.
Aunque todos los nietos recuperados tienen exactamente la misma importancia, el hecho que hace diferente este hallazgo (y este encuentro) es el amor de una mujer que no se doblegó ni ante el peligro ni ante el tiempo.

Cuando Estela de Carlotto abrace y vuelva a abrazar muchas veces a su Guido, en ese gesto estaremos todos los que frente al horror y la barbarie repetimos “Nunca Más”.