Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 22 de Noviembre, 2017
Economía internacional

IED: Cauteloso optimismo

Según el Informe Mundial de Inversiones 2017 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) se espera que la Inversión Directa Extranjera (IED) aumente a casi 1,8 billones de dólares en 2017 -un 5% respecto al año anterior-, una proyección positiva que se atribuye a expectativas de crecimiento económico en las principales regiones, una recuperación de las ganancias empresarias y a una reactivación del comercio.

ImagenEn la actividad extractiva el ingreso de IED seguirá siendo moderado.
Los principales destinos para la IED son los Estados Unidos -en 2016 atrajo 391.000 millones de dólares-, Reino Unido y China y los especialistas del organismo regional mantienen su confianza en el futuro desempeño económico de Asia y de las demás regiones, con excepción de América Latina y el Caribe (ALC), donde los flujos de IED cayeron en el período anterior un 14% (10 mil millones de dólares). Según el informe, el retroceso que se anota en ALC por quinto año consecutivo, refleja “el impacto de la recesión económica, los débiles precios de los productos básicos y la mayor volatilidad de las monedas”. Las mayores caídas de IED en la región se verificaron en Brasil (9%), en particular en el sector servicios, y en México (14%), por la disminución de la inversión en la industria automotriz y en los servicios.

Para 2017, el informe prevé que el crecimiento en ALC se mantendrá por debajo de las tasas que se asociaron con mayores entradas en años anteriores. En particular, es probable que el ingreso de IED en el sector extractivo siga siendo moderado, “y que la inversión en general se vea afectada por la incertidumbre sobre la formulación de políticas económicas en los Estados Unidos”.

En orden a la salida de IED de los países desarrollados, el informe consigna que siguieron siendo débiles-, se redujeron en un 11% a 1 billón de dólares -mientras que los flujos de salida de las economías en desarrollo se mantuvieron estables, situándose en 383 mil millones de dólares, pese al brusco aumento de las corrientes provenientes de China, que pasó a ser el segundo mayor inversor del mundo.

El trabajo de la UNCTAD monitoreó también la actividad de la IED en los principales grupos económicos y confirmó que los flujos hacia el Grupo de los 20 superaron en 2016, y por primera vez, la marca de un billón de dólares.


Ir al principio de la nota