Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 23 de Octubre, 2019
Sectores económicos

Industria automotriz: En la búsqueda de un mayor equilibrio

Por quinto año consecutivo, la actividad de las terminales radicadas en el país lideró el crecimiento de la industria y sus directivos siguen celebrando los récords logrados en 2007, tanto en producción, ventas, exportación como... en importación.

Los anuncios vinculados con inversiones –que hasta 2010 sumarían alrededor de 3.500 millones de dólares–, la fabricación de nuevos vehículos en el país y la incorporación de personal no hacen sino confirmar el excelente momento que vive el sector. Sin embargo, y pese a las favorables perspectivas futuras, persisten algunos interrogantes sobre la evolución de la inflación real, la crisis energética y las próximas negociaciones salariales, que pueden impactar negativamente sobre los planes de expansión.

Otro tema pendiente, y no de menor importancia, es la negociación con Brasil para definir la Política Automotriz del Mercosur.

En una presentacion realizada a fines de octubre pasado, en San Pablo, el entonces presidente de la Asociación de Fábricas de Automotores y hoy Secretario de Industria, Comercio y PyMES, Fernando Fraguío, sostuvo que en 2008 la producción automotriz argentina continuará por el sendero de crecimiento, alcanzando las 610.000 unidades, con un incremento del 17% respecto de 2007, mientras que para las ventas en el mercado interno proyectó un aumento del 11%, “con una mayor participación de vehículos locales, como consecuencia de la modernización de la oferta”.

En materia de exportaciones, ADEFA prevé un crecimiento del 17% y estima que en 2010 se colocará en los mercados externos el 85% de la producción local (55% en 2007) con un amplio predominio de Brasil en el ranking, que incluye otros 85 países de destino.

“Tanto el monto de inversión como lasproyecciones de imcremento de producción fueron realizadas sobre la base del crecimiento sostenido de la economía, con un tipo de cambio creciente y políticas de incentivo”, comentó un vocero de la entidad.

El comercio con el socio mayor del bloque subregional es otro de los protagonistas de la agenda del sector automotor. En la actualidad, y hasta el 30 de junio próximo, el comercio es compensado y los flujos, como consecuencia de la apreciación del Real, se encuentran contenidos dentro de los parámetros establecidos oportunamente.

Si bien en ADEFA predomina mayoritariamente la posición favorable al libre comercio, “dadas las condiciones actuales, una alternativa podría ser impulsar un flex (índice de intercambio) progresivo hasta latotal apertura”.

Por su parte, la postura del gobierno argentino es más favorable a una prórroga de la Política Automotriz del Mercosur, o bien, una apertura gradual.

En ambos casos deberá contar con el acuerdo de su par brasileño.

Sin definirse sobre alguna de esas alternativas, el presidente de la Asociación Argentina de Componentes (AFAC), Rodolfo Achille, señaló que “lo importante es que se defina una política a quince años; llegamos a una situación en que los dos países crecieron en su capacidad instalada y necesitan tomar decisiones más estratégicas. Ahora, estamos en una etapa en la que muchas empresas tienen que decidir inversiones importantes y, para eso, se necesita un marco estable de largo plazo”.

El acuerdo aún vigente estableció que “antes del 31 de diciembre de 2008, las partes extremarán sus esfuerzos para alcanzar consensos, en un trabajo conjunto con los sectores privados representativos de toda la cadena productiva, para definir una política común de autopartes de manera de eliminar asimetrías existentes”.

Esta salvedad fue incluída a pedido de la Argentina, que no aceptó rebajas arancelarias en autopartes propuestas por Brasil.

A trabajar!

En una reunión con directivos de las entidades representativas de la cadena de valor de la industria automotriz, el Ministro de Economía y Producción, Martin Lousteau, mostró su preocupación por el bajo nivel de integración local de los vehículos fabricados en el país y que, según quién lo mida,ronda entre el 38 y 40% del total de las piezas (equivalente al 22/25% del valor del vehículo) e instó a las terminales a producir motores, lo que permitiría un mayor equilibrio sectorial.

Si bien el pedido ministerial tuvo una tibia recepción porparte de los representantes de ADEFA, Losteau solicitó a empresarios que antes de fines de enero eleven a Fraguío, un plan de trabajo (conjunto) que, entre otras acciones, contemple el desarrollo de proveedores autopartistas y la educación y capacitación técnica.














Ir al principio de la nota