Ir a la página principal
Sectores económicos

Industria pesquera: con pronóstico reservado

Bajos precios internacionales para las principales especies, fuerte suba de los costos operativos, caída de la rentabilidad, recortes de los cupos de captura de la merluza, conflictos gremiales en los principales puertos, a lo que se sumó la crisis financiera mundial que impactará negativamente en las exportaciones, son los problemas que viene enfrentando la industria pesquera en nuestro país en los dos últimos años.

El sector se expandió a partir de la vigencia de un tipo de cambio competitivo, hecho que permitió a las empresas incorporar embarcaciones y nuevas tecnologías; inversiones todas cuyo repago hoy esta entre interrogantes. La existencia de numerosas entidades empresarias y sindicales representativas de distintas ramas de la actividad, enfrentadas entre sí, dificulta la búsqueda de soluciones para mejorar la competitividad de la industria y recuperar el terreno perdido.

La actividad cuenta con más de 500 barcos, que capturaran en promedio alrededor de un millón de toneladas, de las cuales se exporta más del 85%, - el resto se destina al mercado interno- por valor de 1.100 millones de dólares. Desde fines de 2005 las empresas vieron disminuir su rentabilidad, por la presión del fuerte aumento de los costos - insumos, combustible y salarios - y la pronunciada caída de la cotización de las especies mas requeridas en los mercados externos (calamarillex y langostino). A esto se sumó que la merluza (lubbsi, de cola, austral) tienen un sistema de asignación de capturas para preservar el recurso, que está en riesgo ya que se redujo un 70% en los últimos 20 años por una sobrepesca indiscriminada y sin los controles adecuados.

Por otra parte, y en paralelo al alza de costos en todos los rubros, fueron eliminados algunos incentivos, como el reintegro por la utilización de puertos (en 2006) y los reintegros de exportaciones (en 2005), mientras se mantuvo la vigencia de derechos de exportación para las principales especies. Si bien el Ministerio de Economía y Producción, en respuesta a reclamos del sector, reimplantó los reintegros a la exportación de merluza, calamar, langostino, mero y abadejo, la resolución No 137/08 sólo es aplicable a la producción congelada en tierra, excluyendo en la devolución de impuestos a los productos procesados a bordo.

A propósito de la caída de la rentabilidad, un trabajo de la Cámara de Industriales Pesqueros Argentinos, subraya que en el caso del calamar la reducción de precios ha sido del orden del 40% al 50%, mientras que los valores del langostino cayeron entre el 30% y 40%. En cambio, desde 2003 el combustible se incremento casi un 100%, un aumento similar sufrió el cartón corrugado, siendo superados en el ranking de alzas por el film de polietileno (150%). Los costos de estiba, aseguran en la entidad que en Mar del Plata nuclea a armadores, procesadores y empresas integradas verticalmente, pasaron de 25 a 45 dólares la tonelada.

Las compañías que operan en el Sur, comparte los reclamos que en materia de aumento de costos formulan los industriales marplatenses. Así desde la Cámara de Armadores Pesqueros y Congeladores Argentinos se sostiene que “hay muchos barcos a los que los costos no les dan para el actual nivel de precios y apenas cambian la plata...”
Este año, agregan desde CAPECA, hubo barcos que no salieron a pescar, por que el precio que se paga por tonelada es menor a lo que cuesta la producción. Y un barco parado es como una fábrica cerrada La visión del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas no difiere de la del resto. El sector pesquero está en crisis, pero no de recursos sino de rentabilidad porque no podemos vender a los que pagan los mercados, afirman sus directivos que solicitan que se agilicen los trámites de devolución de impuestos a las operaciones de exportación, como el caso del IVA. Hoy estas devoluciones se demoran entre 90 y 100 días; es decir que cuando el dinero vuelve a los productores, los mismos o el gasoil que se pueden comprar es sensiblemente menor al momento en que se pagó el impuesto.

Cuidar los recursos

El Consejo Federal Pesquero, creado por la ley 24.922, es el organismo encargado de establecer la política y la investigación pesquera nacional y determinar la captura máxima permisible por especie. Además establece las cuotas de captura anual por buques, por especie, por zona de pesca y por tipo de flota; aprueba los permisos de pesca comercial y experimental; asesora a las autoridades en materia de negociaciones internacionales y planifica el desarrollo pesquero nacional, entre otras funciones.

Voceros del organismo, que integran representantes de todas las provincias con litoral marítimo, destacan que en el sector pesquero, lo importante es cuidar el caladero para las próximas generaciones y afirman que la puesta en práctica de la ley Federal de Pesca posibilitó la cuotificación, avanzando en la preservación de las especies.

Al respecto, la Fundación Vida Silvestre, que viene relevando el estado del caladero y denunciando la crisis de nuestro principal recurso pesquero, acaba de proponer una serie de medidas para controlar la creciente depredación de las especies. Entre ellas: implementar en todas las embarcaciones el sistema de parte de pesca electrónico, adecuado a estándares internacionales; adoptar el monitoreo satelital de embarcaciones; realizar auditorias a las empresas pesqueras para verificar sus flujos de materias primas y productos, y desarrollar y aplicar un sistema de buques patrulleros y abordajes en alta mar.√

Ir al principio de la nota