Ir a la página principal
Economía internacional

Informe de la UNCTAD confirma la caída de la IED en 2014

En 2014 la inversión extranjera directa (IED) mundial totalizó 1.2 billones de dólares con una caída del 16 % respecto del año anterior. El “Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2015” de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y Desarrollo (UNCTAD) señala que el retroceso puede explicarse por la fragilidad de la economía mundial, la incertidumbre de los inversores respecto de las políticas y el alto riesgo geopolítico. Además, resalta un hecho con escasos antecedentes anteriores: las nuevas inversiones fueron contrarrestadas por algunas desinversiones importantes.

ImagenLas economías en desarrollo atraen a la IED.
El grupo de las economías en desarrollo atrajo 681 mil millones de dólares de IED y sigue siendo el que recibe la mayor proporción de las entradas mundiales de inversión. Entre los diez principales receptores de IED, la mitad son economías en desarrollo: China, Hong Kong (China), Singapur, Brasil e India. Este resultado “es coherente con la expansión de las multinacionales de países en desarrollo en el extranjero, que alcanzó un valor sin precedentes de casi 500 mil millones de dólares. En el período analizado en el informe, 9 de los 20 principales países inversores fueron economías en desarrollo o en transición (Hong Kong (China), China, Federación Rusa, Singapur, República de Corea, Malasia, Kuwait, Chile y Taiwán) y actualmente empresas de países en desarrollo de Asia están invirtiendo en el extranjero más que las de otras regiones. Según el informe, las economías en desarrollo registraron con el 35% un nivel nunca alcanzado del 35% de las salidas de IED mundial, mientras que en 2007 ese porcentaje había sido del 13%. Una característica de su expansión es que se dirige en especial a otras economías en desarrollo.

Por su parte, las economías desarrolladas registraron una disminución del 28% de las entradas de IED, a 499 mil millones de dólares, viéndose afectadas de manera significativa por la importante desinversión por Vodafone del Reino Unido en su empresa Verizon Wireless en los Estados Unidos. “Este acuerdo de desinversión, sostiene el resumen del informe, fue indicio de la tendencia general de las actividades de fusión y adquisición, en las que se observaron acuerdos de desinversión en una de cada dos fusiones o adquisiciones”.

Con el foco en América Latina y el Caribe, el informe de la UNCTAD destaca que después de cuatro años consecutivos de crecimiento, en 2014 las corrientes de IED en la región -excluidos los centros financieros transnacionales del Caribe- disminuyeron un 14%, a 159 mil millones de dólares, como resultado, principalmente, de una disminución del 72% en las fusiones y adquisiciones transfronterizas en América Central y el Caribe y a la caída de los precios de los productos básicos, que redujo la inversión en las industrias extractivas de América del Sur.

En particular, las inversiones en el sur del continente siguieron cayendo por segundo año consecutivo, un 4%, a 121.000 millones de dólares, y todos los grandes países receptores, salvo Chile, registraron un crecimiento negativo de la IED.

Ir al principio de la nota