Ir a la página principal
Sectores económicos

La “tormenta“ golpea fuerte a la industria

La actividad de la industria manufacturera en el mes de julio presentó una baja del 5,7% respecto del mismo período de 2017.El acumulado de los siete primeros siete meses de 2018, de acuerdo con el relevamiento que lleva adelante mensualmente el Instituto Nacional de Estadística y Censos(INDEC), alcanzó el mismo nivel que en igual período del año anterior (0,0%),mientras que para el séptimo mes del año el organismo técnico estableció que la utilización de la capacidad instalada fue de l60,1%, el menor nivel en los últimos 17 meses Por su parte, el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina estableció que en junio la industria registró una nueva contracción interanual de -8,4% y de -5,2% con respecto al mes anterior; así el primer semestre de 2018 cerró con un alza de apenas 0,4% , poniendo en evidencia que la caída de los meses de mayo y junio casi absorbió casi totalmente el crecimiento del primer cuatrimestre del año.

ImagenDibujo de Honoré Daumlier, uno de los pintores más reconocidos del realismo francés del siglo XIX-
Con estos datos, que no podía desconocer, resulta al menos inconveniente (por ser bondadosos) la opinión del ministro de Producción que, a principios de agosto, sostuvo en Córdoba: ”Estamos saliendo de la crisis cambiaria mucho mejor de lo que se entró y a fin de año vamos a tener una economía más sólida”, ignorando la profundización del proceso recesivo que, ya se vaticina, nos acompañará en 2019.

En la mayoría de los sectores, el Estimador Mensual Industrial (EMI) del INDEC presentó fuertes disminuciones y sólo dos alzas. Las expectativas para el período agosto-octubre, según la opinión del conjunto de grandes empresas que participan en la encuesta cualitativa, son mayoritariamente a la baja y/o sin cambios, y similares resultados presentaron los últimos informes elaborados por las entidades empresarias representativas de las industrias metalúrgicas, madera-muebles, e indumentaria.

El EMI de julio informó caídas en: refinación de petróleo(-20,9%);industria del tabaco(13,9%); textil(-12,9%);productos del caucho y plástico(11,9%);metalmecánica, excluida industria automotriz(-11,9%);elaboración de sustancias y productos químicos(-9,6%);edición e impresión (-6,1%);papel y cartón(-3,8%);industria alimenticia(-1,8%) y productos minerales no metálicos(-0,8%).Las subas correspondieron a las industrias: metálicas básicas (13,0%, automotriz(12,9% y cemento (5,3%).

La encuesta sobre las expectativas para los próximos meses arrojó los siguientes resultados. Demanda interna: El 44,8% de las empresas anticipa una baja para el período agosto-octubre respecto al mismo trimestre de 2017;44,1% prevé un ritmo estable y 11,1% espera una recuperación. Exportaciones: El 51% de las firmas exportadoras no espera cambios; 31,3% vislumbra una suba y 17,7% considera que sufrirán una disminución. Importaciones: El 53,1% anticipa un ritmo estable en sus compras de insumos en el exterior; 27,1% prevé una baja y 19,8% un crecimiento. Utilización de la capacidad instalada: 53,6% de las empresas consultadas considera que no registrará cambios; 31,3% vaticina una baja y 15,1% contempla una recuperación moderada. Horas trabajadas por el personal afectado al proceso productivo: 59,1% no espera cambios; 30,3% anticipa una baja y 15,1% prevé un descenso. Necesidades de financiamiento: 50,9% considera que aumentarán sus necesidades de crédito; 46,9% señala que se mantendrán sin cambios, mientras que 2,2% restante estima que disminuirá, en todos los casos entre los meses de agosto y octubre de 2018.

Por su parte, el informe que elabora mensualmente el Departamento de Estudios Económicos de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA) marcó que la producción sectorial siguió en julio en descenso, con una disminución del -2,1% interanual, mientras que la utilización de la capacidad instalada se ubicó en torno del 57,3%, con una leve mejora respecto de los dos meses anteriores ,pero registrando un descenso respecto al mismo período de 2017.Entre los sectores que tuvieron una mayor caída productiva sobresalieron maquinaria agrícola(-9,4%),equipos y aparatos eléctricos(-5,3%) y autopartes (-3,7%),en tanto que la fundición resultó la única actividad que mostro un leve aumento interanual(1,9%).En cuanto al empleo, el informe señaló una reducción de -1,8% frente a julio de 2017,al tiempo que llamó la atención por” el alto porcentaje de empresa (14%) que solicitaron algún programa de recuperación productiva o proceso preventivo de crisis”. A nivel provincial, el desempeño de la industria metalúrgica tuvo signo negativo (-2,1%) en el período analizado. El declive fue más pronunciado en Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba, con -3,0%,-2,9% y- 2,3% respectivamente.

En relación con las expectativas de producción, el informe de ADIMRA destaca que en julio se mantuvo el porcentaje de empresarios “con una fuerte mirada pesimista”: el 47 indicó que espera una disminución, mientras que solo el 25% respondió que aguardan cambios positivos en los próximos meses. Respecto del empleo, los técnicos de la entidad empresaria advierten un fuerte estancamiento en el promedio de empresas que no contempla cambios importantes en el corto plazo: el 36% espera una caída en su plantilla permanente y apenas el 9% considera aumentarla. A nivel provincial, las expectativas de los industriales metalúrgicos son pesimistas: el 52% de las empresas de Santa Fe prevé que disminuirá la producción, al igual que el 49% en Entre Ríos y más del 40% en Buenos Aires y Córdoba. Esta información, que ya obra en poder del ministro de Producción, será seguramente uno de los temas de la reunión que en los próximos días mantendrá la dirigencia de ADIMRA con el funcionario. Otro será la convocatoria a la mesa sectorial de la industria metalmecánica, que fuera anunciada por el ex titular del área, Francisco Cabrera, a principios de abril pasado. Por su parte, el “Semáforo de la Indumentaria Argentina” marcó que en julio se produjo un fuerte aumento de los costos de las empresas del sector. Por un lado, destaca que la restricción financiera impuesta por el BCRA se tradujo en un incremento del 53,1% de la tasa de interés para el financiamiento en cuenta corriente .Y en este contexto, apunta el relevamiento que realiza mensualmente la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI)”la actual crisis cambiaria complica las posibilidades de las empresas del sector para acceder a los fondos necesarios para solventar el capital de trabajo, al tiempo que pone en tensión la cadena de pagos”. El presidente de la entidad, Claudio Drescher, subrayó que “desde 2016 el sector ha tenido los resultados más negativos de la industria manufacturera .Hoy la situación es muy compleja: la economía está haciendo mucho ruido y las PyMES carecen de posibilidades de sobrevivir”.

Vaca Muerta


La CIAI también destacó que en julio se observó un aumento del ingreso de ropa importada a través de la Aduana: un 26% en dólares y 18,3% en toneladas (en los siete primeros meses de 2018 acumula un incremento del 19,8% en dólares y de 25,4% en volumen), sin reflejar aún el impacto de la fuerte devaluación. Sobre el particular, en el sector señalan que debe tenerse en cuenta que las importaciones efectivizadas en julio habían sido cerradas varios meses atrás, en virtud del comportamiento de las temporadas del mercado de la indumentaria. Por su parte, las exportaciones en el período enero-julio de 2018 totalizaron 13,1millones de dólares, -9,3 % por debajo del valor registrado entre los mismos meses de 2017.

Los datos de los primeros siete meses de 2018 de la actividad de la industria de la madera y el mueble definen un cuadro preocupante de la situación sectorial. Desde el Observatorio de la Industria de la Madera y el Mueble afirman que al sostenido aumento de las importaciones-previo a la fuerte corrección cambiaria- y la caída de las ventas-que se estiman en un 10% para el año -sumadas a los aumentos de los costos asociados a tarifas de servicios, cargas impositivas, altas tasas de interés y algunos insumos dolarizados, condicionan la rentabilidad de las empresas, deterioran las expectativas de inversión-entre junio y julio se detectó un fuerte cambios en las mismas- y están poniendo en jaque la cadena de pagos de las PyMES . Al respecto, el presidente de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA), Pedro Reyna, sostuvo que el bloque madera-muebles comparte el estado de ánimo que expresó en un reciente discurso el presidente de la Nación” ya que los últimos cinco meses han sido muy duros para la cadena de valor”, y requirió urgentes soluciones para el problema del financiamiento del segmento de menor dimensión y la suspensión por 180 días del sistema de scoring en los planes de la AFIP, al tiempo que enfatizó que “mientras en el sector estamos haciendo todos los esfuerzos para subsistir en este difícil contexto, y el sector público está trabajando para que podamos lograrlo, el sector financiero no público que cosecha todos los beneficios , tiene altísima rentabilidad , no contribuye en nada para estabilizar la situación, lo que hace necesario, establecer con urgencia alternativas de financiamiento barato para que podamos transitar este difícil momento”.


Ir al principio de la nota