Ir a la página principal
Procesos de integración

La Alianza del Pacífico no se detiene

Desde el 1º de mayo rige el Protocolo Adicional del Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico (AP), que liberó la mayor parte del comercio entre Chile, Colombia, México y Perú al desgravar, de manera inmediata, a 0% los aranceles del 92% de los productos que se intercambian entre los cuatro países, mientras que en el 8% restante serán eliminados en un plazo máximo de 17 años. Por decisión unánime de las partes, el azúcar y sus derivados quedaron fuera del protocolo, manteniendo los gravámenes arancelarios vigentes. En nuestro país, con la asunción del nuevo gobierno, quedó incorporada en la agenda externa el análisis de la vinculación de la Argentina con la AP en carácter de “observador”, en una primera instancia.

ImagenEn Lima, y en condición de presidente pro tempore de la AP ,Humala, oficializó la entrada en vigor del Protocolo.
La acumulación de las reglas de origen -un mecanismo que permite que un bien pueda acogerse a las preferencias arancelarias- es, a juicio de los especialistas de comercio exterior, uno de los aspectos más relevantes del Protocolo, ya que hace posible que cada país pueda usar materias primas e insumos de otro para exportar productos finales dentro del bloque o a terceros mercados. La acumulación de origen comprende al 92% de los productos libres de arancel.

El Acuerdo Marco de la AP incluye capítulos dedicados a compras públicas, facilitación del comercio, desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, promoción conjunta de inversiones, exportaciones, turismo, educación y movilidad estudiantil, entre otras, con medidas que en varias áreas ya están en vías de aplicación. Por ejemplo, están avanzados los trabajos para la puesta en marcha de un “Fondo de Capital Emprendedor”, que contará con hasta 100 millones de dólares para “facilitar el financiamiento y las inversiones de las PyMES y de los emprendedores, a fin de contribuir a su crecimiento y competitividad, y asegurando que se beneficien a las oportunidades que ofrece la Alianza”. Al respecto, en su reciente asamblea anual, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) expresó su apoyo a la iniciativa, que se capitalizará con aportes de los países miembros de la AP, del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN-BID) y del sector privado.

La AP, que el pasado 28 de abril celebró sus primeros cinco años de vida institucional, cuenta en la actualidad con la participación de 42 Estados en calidad de “observadores”: dos de ellos, Costa Rica y Panamá son candidatos a constituirse en miembros plenos y entre los restantes cabe mencionar a China, Japón, Australia, India, Estados Unidos, Canadá, España, Italia, Francia, Reino Unido, Paraguay y Uruguay.

El gobierno argentino expresó, en más de una oportunidad, que consolidar las relaciones comerciales con la AP es una de sus prioridades y, en esa dirección, se asegura que Mauricio Macri estará presente en la próxima Cumbre que reunirá a los cuatro presidentes de los países de la AP en Santiago de Chile, en la segunda quincena de junio. Mientras tanto, la canciller Susana Malcorra en una presentación ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de la Nación instó a no desaprovechar la posibilidad de un vínculo inmediato, como país “observador”, extendiendo la propuesta al Mercosur, que acaba de dar un nuevo paso hacia un futuro acuerdo entre ambos bloques. En estos días sesionó en Montevideo el Grupo Mercado Común (GMC) del Mercosur, que aceptó una propuesta de la AP para celebrar el 20 de mayo, en Lima, una reunión técnica, preparatoria de un encuentro a nivel ministerial que tendrá lugar en Asunción en fecha a definir.


Ir al principio de la nota