Ir a la página principal
Sectores económicos

La Guerra de la yerba mate

La sanción por parte de la legislatura de Misiones de la ley No 4.459 –“De estampillado, bancarización y envasado de la yerba mate”- recibió severas críticas de funcionarios, productores y empresarios de las provincias de Corrientes, Santa Fe y Buenos Aires que quedarán sin esa materia prima misionera para procesar en plantas radicadas en sus respectivas jurisdicciones. Un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación hizo lugar a una medida cautelar pedida por una empresa con plantas en la Ciudad de Buenos Aires en el conurbano bonaerense, y ordenó al gobierno de Misiones suspender los efectos de tres artículos de la ley que prohibe el procesamiento de yerba mate fuera de la provincia.

La ley No 4.459, que fue aprobada con el voto de 39 de los 40 miembros de la Cámara de Representantes de la provincia, prohíbe la salida del territorio de Misiones de yerba mate en hojas canchada (triturada y con una primera secanza para evitar su fermentación y oxidación). Uno de sus impulsores, el legislador Héctor Bárbaro, sostuvo que “la norma da respuesta a una reivindicación histórica, porque el 90% de la yerba mate se encuentra en territorio misionero y paradójicamente los pequeños productores, que suman 30.000 familias, cada vez están peor. No puede ser que reciben 30 centavos por kilo, cuando la ley dice que tendrían que cobrar 52 centavos y que al consumidor llegue a 6 pesos”.

Por su parte, la diputada nacional Fabiola Blanco consideró que el análisis de la ley debe efectuarse observando las facultades que otorgan las autonomías provinciales para el máximo aprovechamiento de sus recursos naturales. “Si la provincia puede gravar la actividad y los bienes que se generen en su territorio, también tiene la atribución de establecer normas administrativas para un mejor aprovechamiento de sus productos primarios en toda su cadena de valor”.

Desde la Cámara de Molineros de la Yerba Mate de la Zona Productora con sede en Corrientes, alertaron que la aplicación de la norma misionera tendrá un doble efecto negativo: hacer bajar el precio de la yerba a los productores misioneros por sobreoferta y dejar sin trabajo a muchos de los obreros de los 13 secaderos y 8 molinosdel norte correntino que no tendrán materia prima para procesar en la próxima campaña”.

Si bien con demora, también se pronunciaron la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) y la Unión Industrial Argentina (UIA). La primera afirmó que “con la sanción de la ley No 4.459, se ha puesto en serio riesgo la actividad que distintas empresas yerbateras desarrollan desde hace décadas en distintas partes del territorio nacional donde ese producto es fraccionado, despachado a plaza y exportado”. La central fabril destacó, por su parte, que la norma que restringe la actividad yerbatera, prohibiendo la salida de yerba mate del territorio misionero como materia prima, “vulnera todo el ordenamiento legislativo republicano y federal que rige la vida institucional de la Nación, al invadir competencias que la Constitución Nacional reserva para el gobierno federal en su articulo 75, inciso 13”, al tiempo que consideró que la ley “atenta contra el proceso de inversión y desarrollo siendo esto aún mas grave en el entorno actual, donde uno de los objetivos primordiales es el incentivo a la producción, inversión y empleo”.

Mientras tanto, los ministros de Gobierno de la Región Centro –que nuclea a Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos- manifestaron su preocupación sobre el tema y resolvieron enviar una nota al Poder Ejecutivo misionero para que revea su decisión, ya que la implementación de la norma complicaría seriamente la actividad de empresas radicadas en las provincias de esa región.

El turno de la justicia

Con los primeros reclamos del gobierno correntino, que analizó la posibilidad de consensuar una norma que englobe regionalmente a los productores de ambas provincias –similar a la que rige para zonas y/o provincias vitivinícolas- , recrudecieron las críticas de los molinos yerbateros y asociaciones de productores zafreros que decidieron realizar presentaciones judiciales planteando la inconstitucionalidad de la ley. Dos molinos instalados en la localidad de Gobernador Virasoro lograron que el juez federal de Paso de los Libres dictara una medida de no innovar, y el mismo magistrado emitió una medida cautelar ante una presentación del fiscal de Estado de Corrientes que dejó sin efecto la aplicación de la ley No 4.459 en todo el territorio de esa provincia.

Cuando aún resonaban los ecos provocados por estas medidas, inesperadamente la Corte Suprema de Justicia de la Nación en su último acordada de 2008, y en fallo avalado por los siete integrantes del cuerpo, ordeno suspender provisionalmente los efectos de los artículos 4, 5 y 6 de la ley misionera, sentando un importante precedente sobre el tema. Previamente, el dictamen de la Procuración General coincidió con la presentación de la empresa peticionante que adujo que “el Estado provincial se ha excedido en el ejercicio de su poder de policía, puesto que dichas limitaciones violan potestades asignadas exclusiva y expresamente al gobierno nacional en materia de comercio interprovincial, configurando una verdadera aduana interior”.

Es de esperar que el diálogo entre gobernantes, legisladores, industriales y productores, permita poner un razonable punto final al conflicto antes de la sentencia definitiva del máximo tribunal.√

Ir al principio de la nota