Ir a la página principal
PYMES

La brecha entre la coyuntura y las expectativas

En el segundo trimestre de 2016 “el aumento en los costos salariales, la caída de las ventas y el retraso en los pagos de los clientes fueron los principales problemas que enfrentaron las pequeñas y medianas empresas industriales”. Mientras el primero perdió relevancia respecto a igual período de 2014 y 2015, el segundo ha ganado importancia respecto del anterior. Creció también la preocupación de los empresarios por la disminución en su participación del mercado a manos de las importaciones. Estas son algunas de las conclusiones de la Encuesta Coyuntural II Trimestre de 2016, un relevamiento que periódicamente realiza la Fundación Observatorio PyME (FOP) entre más de 400 empresas de todo el país.

ImagenPosturas dispares respecto a la situación actual y futura
Ante la consulta respecto de sus expectativas para el tercer trimestre, en cuanto a las ventas al mercado interno el 40% de los empresarios espera aumentar en el período, mientras que el 21% prevé una disminución y el 37% restante considera que no variarán. En materia de exportaciones, un 60% no espera alteraciones en los volúmenes de sus ventas externas, en tanto que el nivel de ocupación y la cantidad de horas trabajo se mantendría en ocho de cada diez PyMES industriales. Por otra parte, el 30% de las firmas relevadas estima que incrementará sus inversiones en el período (el 61% consideró que no variarán) y la mayor discrepancia se da ante la consulta respecto de los precios de venta de su principal producto: el 52% no supone nuevos aumentos y el 46% espera lo contrario.

Con el foco en el próximo año, el 64% de los empresarios industriales PyME esperan que su rentabilidad mejore, “mostrando una tendencia ascendente de las expectativas sobre dicha variable” (en el período abril-junio de 2016 el segmento sufrió pérdidas en su nivel de rentabilidad, que cayó 6,1% respecto del primer trimestre del año, al persistir el margen entre la suba de costos y de precio de venta en favor de los primeros).

Por último, el Índice de Confianza Empresarial (ICEPyME), que elabora la FOP, a partir de los datos recogidos en las Encuestas Coyunturales, revela que “si bien el desempeño actual del segmento ha empeorado durante el último año, los empresarios se mantienen muy optimistas de cara al futuro. De este modo persiste, sin alteraciones, la brecha entre la coyuntura y las expectativas sobre la macroeconómica nacional”.


Ir al principio de la nota