Ir a la página principal
Sectores económicos

La construcción, alternativa para los que pueden ahorrar

El Grupo Construya -que agrupa a las empresas nacionales más importantes en la producción y comercialización de materiales para la construcción- realizó un nuevo relevamiento entre casi seiscientos empresarios y profesionales del sector, que estableció que tres de cada cuatro encuestados calificaron a la construcción como el mejor método de ahorro en medio de las restricciones cambiarias vigentes. Los bonos públicos (5% de las respuestas), el sector agropecuario (3%) y los plazos fijos, las acciones y otros bonos (2% cada uno) fueron las otras opciones elegidas. La consulta también contempló la evolución de la actividad en los próximos meses y las dificultades que se plantean al desarrollo del negocio. Coincidencias y disidencias con un informe del INDEC.

ImagenEl PRO.CRE.AR un buen sustento para la construcción.
Frente a la pregunta “¿cómo cree que evolucionará su actividad en los próximos doce meses?”, un 31% de los encuestados se inclinó por un crecimiento de la misma en ese período y más de un 35% consideró que la actividad disminuirá en el mismo lapso. En tanto, el 29% cree que se mantendrá en el nivel actual.

Las regiones más optimistas sobre el futuro próximo de la actividad fueron NOA, NEA y Patagonia con 43%, 38% y 37% respectivamente. En Buenos Aires, el 25% de los encuestados creen que la actividad crecerá, el 29% que se mantendrá igual y el 40% que disminuirá. En Cuyo, el 38% indicó que la actividad se mantendrá y el 35% que la actividad crecerá en los próximos doce meses.

Por categorías, los desarrolladores inmobiliarios y las constructoras se mostraron como los más optimistas. En el primer caso, 44% consideró que la actividad crecerá, 27% que se mantendrá sin cambios y 27% que caerá. En el segundo caso, las proporciones fueron de 35%, 28% y 30%, respectivamente. Entre los estudios de arquitectura un 35% esperan el mantenimiento de la actividad y un 28% opina que evolucionará. En cuanto a los distribuidores de materiales de construcción un 38% considera que disminuirá y un 32% ven la posibilidad de un crecimiento a futuro. Del total de las inmobiliarias 23% consideró que crecerá, 31% que se mantendrá y un 33% que caerá.

En relación al impacto del Programa Crédito Argentino Bicentenario para la Vivienda Única Familiar (PRO.CRE.AR) el 24% del total de los entrevistados consideró que tiene un impacto bastante elevado y elevadísimo en su nivel de actividad. En tanto las respuestas intermedias concentraron un 15%. La mayor valoración del programa se registró en Cuyo y NOA, con 5,1 y 4,7% de promedio, respectivamente. Detrás se ubicaron, en orden descendente: Patagonia, Centro y NEA (todas con 4,3%) y Buenos Aires (3,2%).

Con respecto a las condiciones que actualmente facilitan llevar adelante el negocio la respuesta “falta de alternativas rentables donde invertir los pesos argentinos” volvió a liderar el ranking. En segundo lugar se ubicó el “crecimiento de las obras privadas” y en tercer lugar estuvo “las otras alternativas de inversión son muy riesgosas”. Los otros dos factores que se ubicaron por encima del promedio general fueron “crecimiento de la actividad económica” y “mayor rentabilidad” con 5,7 y 5,6% respectivamente.

En cuanto a la principal dificultad para llevar adelante el negocio, la respuesta más votada fue “mayor costo de la construcción”. En segundo lugar se encontró la “incertidumbre por el tipo de cambio”. Luego se ubicaron la “presión impositiva” y “menor financiamiento” y en quinto lugar “aumento del precio del metro cuadrado (en dólares)”. Este orden corresponde a las respuestas de las categorías constructores y empresas constructoras y estudios de arquitectura. En cambio, las inmobiliarias y los desarrolladores inmobiliarios colocaron en primer lugar a la “incertidumbre por el tipo de cambio” y en segundo lugar a la “presión impositiva”, mientras que en el caso de los distribuidores de materiales de construcción, también fueron estos los dos factores principales, aunque ubicados en forma inversa.

En relación con el perfil actual del cliente, entre las constructoras, los estudios de arquitectura y desarrolladores inmobiliarios encuestados, el 36% señaló que sus clientes adquieren las viviendas como bien de inversión. Otro 33% señaló la adquisición para uso propio y 17% afirmó que es para refacción o ampliación de viviendas propias. Las categorías otros destinos y ns/nc concentraron 5% y 9% del total de las respuestas, respectivamente.

La visión optimista para los próximos meses que expone la encuesta del Grupo Construya, difiere en algunos aspectos con los resultados obtenidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos en su última Encuesta Cualitativa de la Construcción que muestra para el segundo trimestre de 2014 “distintas perspectivas según las empresas se dediquen a realizar principalmente obras públicas o privadas”. En efecto, el 74% de las empresas que realizan obras privadas prevé que el nivel de actividad no cambiará mientras que el 21,7% estimó que disminuirá y el 4,3% restante estimó un aumento. En tanto, en las empresas dedicadas a la obra pública un 38,2% opinó que la actividad no cambiará, el 35,3% estimó que disminuirá y el 26,5% vislumbra que aumentará.

“Estas perspectivas, sigue el texto, se dan en un contexto general del sector donde el 97% de las empresas dedicadas a la obra pública están realizando obras, mientras que en las dedicadas a las obras privadas el porcentaje es de 91,3%. Los empresarios del sector, que realizan obras privadas, estiman que la baja de la actividad se debe a la caída de la actividad económica (25%), a la falta de créditos (20%), a la menor inversión en obras privadas (18,3%) y a la inestabilidad de los precios (13,3%), entre otras causas. En el caso de los empresarios que realizan obras públicas, estimaron que la caída de la actividad se debe, entre otras causas, a la menor inversión en obras públicas (29,2%), a la caída de la actividad económica (22,2%) y a la inestabilidad de los precios (19,4%).

Con respecto al tipo de obras que se realizarán en los próximos tres meses, las empresas que se dedican a las obras privadas repartieron sus respuestas de la siguiente manera: construcción de viviendas (36,7%), obras viales y pavimentación (20%) y edificios comerciales (19,2%), entre otras. Mientras, las empresas que se dedican a obras públicas estimaron sus respuestas en: construcción de viviendas (32%), obras viales y pavimentación (28%) y edificios comerciales (8%), entre otras”.

Por último, “a la hora de identificar las políticas que incentivarían a actividad del sector, las empresas que realizan principalmente obras privadas señaló en primer lugar a las políticas destinadas a la estabilidad de los precios (33%), los créditos hipotecarios (24,3%) y a los créditos de la construcción (22,8%), entre otras respuestas. Los empresarios que realizan principalmente obras públicas se inclinaron por: políticas destinadas a la estabilidad de los precios (34,2%), a los créditos de la construcción (22,5%) y a las cargas fiscales (18,5%), entre otras respuestas”.


Ir al principio de la nota