Ir a la página principal
Temas en debate

La historia vuelve a repetirse

El Ministerio de Producción introdujo modificaciones en el texto del “Régimen de Importación de Bienes Integrantes de Grandes Proyectos de Inversión”, instituido mediante la Resolución 256 de abril de 2000 durante una de las gestiones de Débora Giorgi en la cartera de Industria. La decisión fue adoptada con el objetivo de “hacerlo más ágil administrativamente, simplificando y desburocratizando la tramitación de los incentivos” contemplados en la norma. Sin embargo, desde la industria metalúrgica, al tiempo de recordar que siempre sostuvo que el Régimen debilitaba la participación de la industria nacional en las inversiones, opinaron que los cambios introducidos impactarán negativamente sobre la actividad de las empresas y en los niveles de empleo sectorial.

ImagenLa industria metalurgica en estado de alerta
Los memoriosos afirman que, en su momento, la Resolución Nº 256 fue impulsada por el “lobby” automotriz que, al igual que en otras oportunidades, se argumentaron razones de urgencia para llevar adelante nuevos proyectos que requerían la incorporación de líneas de producción y bienes de capital importados. Ahora, una de las modificaciones más importantes fue introducida en el artículo 2º al establecer que” los bienes susceptibles de ser importados deberán ser nuevos, formar parte exclusivamente de una línea de producción completa y autónoma ,a ser instalada por la solicitante dentro del predio en que funciona tal empresa y ser imprescindibles para la realización del proceso productivo objeto de la petición... si tal proceso productivo requiriese de un bien industrial intermedio fabricado por un proveedor local de la empresa, podrán también incluirse en el beneficio del presente Régimen aquellos bienes adquiridos por la solicitante y entregados a la empresa proveedora a tal fin”

.

Desde el sector oficial, la ampliación en el destino del beneficio es justificada en el hecho de que ciertas modalidades de inversión incluyen una actividad productiva a desarrollar en plantas industriales de un proveedor de la empresa solicitante, por lo que resulta” necesario fortalecer el incentivo que ofrece el Régimen a fin de concretar nuevas inversiones y adaptarse a las necesidades emergentes”.

Ante la consulta de Informe Industrial la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA) señaló que la posibilidad de otorgar los bienes importados a terceros para la realización de un insumo productivo altera el sentido del Régimen dado que por definición “una línea completa y autónoma sería indivisible “y desarmarla implica que deja de cumplir con esa condición. Además, la modificación promueve la externalización de actividades y que los bienes importados sin aranceles sean transferidos a proveedores.

Por otra parte, la entidad empresaria cuestionó la flexibilización de las sanciones en caso de no cumplirse, en los plazos establecidos en la norma , el porcentaje mínimo de integración nacional (20%) que deben incluir los proyectos. “La gradualidad de las penalizaciones implica menor presión sobre la empresa beneficiaria para que cumpla con la condición de compra local”.

En definitiva, los industriales metalúrgicos consideran que con los cambios introducidos en el Régimen, a través de la reciente Resolución Nº 246/16 , se profundizarán las actuales condiciones desfavorables de mercado y se reducen las posibilidades de competir en situación de igualdad, poniendo en riesgo la sustentabilidad de las empresas y el empleo.


Ir al principio de la nota