Ir a la página principal
Sectores económicos

La industria automotriz crece ¿sin política industrial?

Desde la consultora creada por el ex ministro Roberto Lavagna se señala que en los primeros cinco meses del año la industria automotriz tuvo un crecimiento interanual del 18,7% que, además, supera en un 6,3% el volumen de los primeros cinco meses de 2011.Traccionada en especial por las exportaciones a Brasil, que aumentaron un 44,4% respecto del mismo período del año anterior, el mercado interno local también hizo su contribución, aunque más modesta, al repunte fabril.

ImagenEl necesario desarrollo del sector autopartista
El incremento de la producción de vehículos proyectado para el año 2013 podría llegar al 10% colocando a la producción por encima del máximo histórico de 2011, se entusiasman en Ecolatina para advertir enseguida que si bien el dinamismo sectorial ha sido una constante de la última década, cuando se amplía el análisis hacia la participación local del sector autopartista la satisfacción se licúa (o debería).

Entre 2003 y 2012 la producción de autopartes creció a un ritmo promedio anual de sólo 4,6%, es decir casi cuatro veces por debajo de la dinámica exhibida por las terminales que cubrieron sus necesidades aumentando en forma progresiva la importación de partes y piezas. Como consecuencia lógica creció el déficit comercial y, en los últimos tres años, ese sector presentó un saldo negativo superior a US$ 2.300 M, frente a un leve déficit en el intercambio de automóviles terminados.

Este comportamiento pone de manifiesto, subrayan en la consultora, que no ha existido un avance significativo en el grado de integración nacional del complejo automotriz y que, entre otras, el tipo de cambio real competitivo no fue una condición suficiente para el desarrollo autopartista que necesitaba, además, una política industrial estimulante.

En los últimos años y con la intención de contener el rojo comercial del complejo, se pusieron en marcha medidas que permitirían progresar en la integración nacional vía sustitución de importaciones.

Uno de los casos más recientes para avanzar en el desarrollo tecnológico es el programa “Argentina Innovadora 2020”, que además de fijar líneas de investigación busca realizar Planes Operativos para actuar de manera específica sobre el sector autopartista. Desde 2012 y complementando los proyectos de desarrollo científico, se llevaron adelante varias negociaciones entre el Ministerio de Industria y representantes del sector para lograr una integración más abultada y efectiva de la producción nacional resultante de una mayor sustitución de importaciones.

Pero desde Ecolatina se piensa que las trabas a las importaciones de insumos del sector pueden ser un paliativo circunstancial pero nunca la solución a los problemas deficitarios de la balanza comercial no sólo porque afectan la producción local de autos sino porque comprometen incluso a las exportaciones del país.

¿Qué hacer? Como es obvio que no se puede pedir una sustitución instantánea o a cortísimo plazo, el camino por recorrer debería ser el de otorgar previsibilidad al ingreso de autopartes extranjeras mientras se define y desarrolla una política industrial juiciosa destinada a incentivar y fortificar el desarrollo de proveedores locales.


Ir al principio de la nota