Ir a la página principal
Sectores económicos

La industria santafecina no puede levantar cabeza

Vaticinando que “nuevos e importantes incrementos en las tarifas de servicios elementales para la actividad generan mayores obstáculos e incertidumbre”, la Federación Industrial de la provincia de Santa Fe (FISFE) presentó el informe de la evolución del sector fabril en el mes de enero pasado, que estimó la caída en el nivel de producción manufacturero en el período en un 1% interanual. La continuidad del proceso recesivo, que se agudizó a lo largo de todo 2016, es adjudicada por la entidad empresaria a “la debilitada demanda de bienes de consumo e inversión de producción nacional, fenómeno que en ciertos sectores resulta potenciado por las mayores importaciones”.

ImagenCierre de plantas y suspensiones de personal, preocupan al gobierno y a las entidades empresarias santafecinas.
El relevamiento de FISFE destaca que en el primer mes de 2017 se registraron en la producción de acero una baja del 27,2%,en la industria láctea (-16%),en la refinación de petróleo (-5,3%), mientras que el desplome de la actividad productiva del complejo aceitero (-27,6%) encuentra atenuantes en la elevada base de comparación que representó enero del año anterior. También, y en menores porcentajes, cayeron los sectores calzado, textil e indumentaria, edición e impresión y madera y muebles, así como “la mayor porción del espectro metalúrgico”. En tanto, entre los sectores que mostraron mejor desempeño sobresalieron la producción automotriz (con un aumento del 152%, si bien con muy baja base de comparación), la faena bovina (8%), la fabricación de maquinaria agrícola y la elaboración de biodiesel.

Respecto del impacto de las importaciones en la industria santafecina, el último informe del Observatorio de Importaciones, que integran los equipos técnicos del Ministerio de Producción del gobierno provincial y de la FISFE, confirmó la seria preocupación de los empresarios por el ingreso de productos desde el exterior que afectó fuertemente en 2016 a las industrias del calzado, línea blanca (y artefactos para el hogar) , fundición, e industria de la alimentación, entre otras.

El cierre de fábricas (muchas en forma silenciosa), el incremento en el número de empresas que recurrieron a los procedimientos preventivos de crisis (en 2016 superaron las 150), las suspensiones de personal -el caso más reciente es el de General Motors, donde en la planta de Alvear rigen por nueve meses 350 suspensiones-, las serias dificultades financieras que enfrenta la láctea Sancor , y sin que se vislumbre una recuperación del mercado interno y la actividad comercial, hacen problemático que el signo negativo que hoy presenta la industria santafecina pueda revertirse en el corto plazo.


Ir al principio de la nota