Ir a la página principal
Política industrial

La industria se comprime (ay!! Brasil)

En diciembre de 2015 la producción industrial sufrió una contracción interanual del 1,7%. A lo largo del año la caída fue del 0,8% respecto del año que le antecedió, del 3,6% comparado con el 2013 y de 4,4 puntos porcentuales por debajo del nivel alcanzado en 2011. Estas cifras se consignan en el último análisis del Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina –CEU-UIA- en el que también hay preocupantes señalamiento por el desempeño industrial en 2016 limitado por un mercado interno sometido a cambios por el reacomodamiento de las variables macroeconómicas y un comercio mundial que se estanca alrededor del 0%.

ImagenLa economía brasilera condiciona la actividad industrial local
Ante este escenario se hace necesario un conjunto de iniciativas que pongan especial énfasis en el desenvolvimiento de las Pymis y las economías regionales, sin descuidar medidas de carácter más general orientadas a impulsar la industria manufacturera, alertan desde “Actualidad industrial”.

El sector que lidera la caída sigue siendo el automotriz (-12%) acompañado por el de metales básicos en el que la producción de acero mostró una baja del 8,4% resultado de la convergencia de por lo menos tres factores: la oferta de acero y sus derivados desde China; la recesión en Brasil y el bajo precio del crudo que impacta en forma negativa en la exploración petrolera.

Por su parte la contracción del comercio en la industria automotriz -que alcanzó a -31,3%- se explica por la recesión brasilera que redujo las compras de vehículos importados a casi el 33%. No obstante, en 2015 Brasil fue destino del 76,3% de las exportaciones del sector.

De todos modos y al igual que en años anteriores, la actividad industrial continuó mostrando en 2015 un comportamiento sectorial heterogéneo: un tercio de los sectores mostraron un crecimiento superior al 1,5% ( es el caso de los minerales no metálicos, estimulados por la construcción); otro tercio permaneció en una franja entre 1,5% y una caída del 1,5%; mientras que el tercio restante mostró bajas superiores al 1,5%, franja en la que se apuntan los sectores automotriz y de metales básicos recientemente mencionados.

Dentro de los sectores que mostraron crecimiento se destaca el de minerales no metálicos, que registró una expansión del 7,6% vinculado con el incremento en la producción de insumos y materiales para la construcción (+8,1%), y los despachos de cemento portland (+6,6%) que en 2015 marcaron un nuevo máximo histórico superando las 12 millones de toneladas.

El empleo en el sector manufacturero exhibió una contracción interanual de las horas trabajadas del 0,9%, y un retroceso del 1,3% en el período de enero a septiembre (último dato disponible) de la cantidad de obreros ocupados. Si bien estas cifras muestran una cierta morigeración de la tendencia contractiva del empleo industrial observada en 2014, comparando el 2015 con el año 2013 la caída se profundiza: las horas trabajadas disminuyeron 4,3% y la cantidad de obreros ocupados un 3,9%.

En cuanto al comercio exterior y tras quince años de saldos comerciales positivos en el 2015 se exteriorizó un déficit comercial de 3.035 millones de dólares, en baja con respecto al saldo positivo registrado en 2014 (3.106 millones de dólares). Aunque en 2015 cayeron tanto las exportaciones como las importaciones, la disminución de las ventas externas fue más profunda (-17%) que el de las compras (-8,3%) dando como resultado una balanza comercial deficitaria.

Más específicamente, las ventas externas del sector industrial –Manufacturas de Origen Agropecuario (MOA) y Manufacturas de Origen Industrial (MOI)- mostraron en diciembre una caída del 24,4%, acumulando una contracción del 16,2% en el 2015 y alcanzando en el año un valor de 41.228 millones de dólares. Pero la caída de las exportaciones MOI fue aún más aguda, registrando un retroceso del 21%, con fuerte influencia de la baja de ventas hacia Brasil (-32%) que explica dos de cada tres dólares que dejaron de ingresar.

Por su parte las exportaciones MOA disminuyeron en 2015 un 12%, lo cual respondió a una caída en los precios (-20%) condicionados por una tendencia a la baja de los precios internacionales de los commodities; mientras que las cantidades exportadas del bloque crecieron (+10%) debido, en especial, al mayor volumen del complejo oleaginoso.

Como Brasil es el principal destino de exportaciones MOI argentinas (representó 45,9% en 2014 y el 39,8% en 2015)no caben dudas que la menor demanda externa por parte de este país condiciona la capacidad de recuperación de la industria nacional.

En el 2015 la industria de transformación brasileña exhibió una baja interanual del 9,9% y registró comportamientos contractivos en todos los sectores. En particular, la industria automotriz brasileña en 2015 mostró una caída en su nivel de actividad del 25,8%, siendo una de las principales actividades que impulsó a la baja al sector industrial. En línea con dicha evolución, apunta el CEU-UIA, en el 2015 todos los rubros de las exportaciones MOI argentinas con destino a Brasil acumularon caídas en las que se destacaron las ventas externas de material de transporte terrestre que exhibieron una contracción del 36%.


Ir al principio de la nota