Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 17 de Octubre, 2018
Sectores económicos

La producción láctea en crisis

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa(CARBAP) expresó su profunda preocupación y malestar ante la falta de respuestas concretas por parte de las autoridades, frente a” la situación más crítica que en años enfrentan hoy los productores de leche”, a los que define como el eslabón más débil de la cadena láctea, ya que el producto es perecedero, no puede almacenarse a la espera que mejoren las condiciones de precios, y debe volcarlo al mercado sin posibilidades de negociación con la industria que las fija así como también el plazo de pago. La entidad confirmó que no seguirá participando de la Mesa de Competitividad de la cadena sectorial al tiempo que advirtió que sólo se reintegrará a ella si su agenda condice con la realidad y se enfrentan, con soluciones, los efectos de la crisis.

ImagenAlerta sobre el constante cierre de unidades productivas.
En su comunicado, de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) señala que “las asimetrías que existen dentro de la cadena láctea, en la que el Estado, el comercio y la industria ejercen de manera ostensible un poder dominante sobre el de la producción primaria, se ven acentuadas hoy por el contexto económico, en el que sobresale la devaluación del último trimestre (y más de 100% en lo que va de este año) y tasas de interés de referencia del orden del 60% que tornan imposible financiar el capital de trabajo necesario para encarar siembras y compra de insumos. Esto en un negocio en el que en promedio, entre el 70 y el 85% de los costos del tambo están dolarizados” ,mientras que la leche, principal insumo de la industria , cayó un 23,2% en dólares.

Más adelante, CARBAP sostiene que “el Estado ejerce una presión impositiva que en promedio supera el 40% en el producto final que adquiere el consumidor, el comercio y la industria ajustan precios de compra y venta según necesiten, pero el tambero sólo recibe unos pocos pesos de lo pagado en góndola” .Y agrega que resulta necesario” construir un mercado institucionalizado de leche cruda, que cuente con estandarización y diferenciación del producto y un verdadero precio de referencia en base a sólidos, con el objetivo es terminar con esta inequidad en la cadena láctea”. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA),el costo de producción de leche en agosto fue de $ 7,60 el litro y el precio pagado al productor a nivel nacional fue de $ 7,47;en junio se había abonado $ 6,75 por litro (en un plazo que ronda de 45 a 60 días según los productores y 30 días según la industria).

La aceleración del cierre de establecimientos- desde enero al 5 de septiembre cerraron casi 600 unidades productivas, pasando de 11.326 a 10.731 tambos- y el achicamiento progresivo de quienes aún intentan sobrevivir se traduce , afirma el comunicado, en una liquidación de vientres alarmante; el aumento de la venta de vacas en producción a frigorífico es la antesala de la final decisión de salirse del negocio definitivamente.

“Hasta que las autoridades competentes no asuman esta realidad, no habrá diagnóstico preciso ni solución real a este problema que en estas horas se torna dramático. Y el argumento falaz de que ‘se trabaja para el largo plazo’ no debe confundirnos. Hoy la denominada ‘coyuntura’ refleja el hecho de que no existe la voluntad política para abordar las estructurales asimetrías apuntadas. Desde CARBAP, concluye el pronunciamiento, lamentamos el triste transcurrir de políticas que poco y nada han generado para encarar las soluciones que imperiosamente necesita el sector. Es hora de empezar a cambiar en serio, si es que de verdad interesa la lechería y su futuro, propiciando medidas concretas y urgentes para detener el cierre de tambos y terminar con esta falta de respaldo a una producción tan importante para el país”.


Ir al principio de la nota