Ir a la página principal
Comercio exterior

La promoción se consolida en tiempos de cambios

Desde los últimos meses del 2008, el comercio mundial ha estado cambiando. El Banco Mundial ha aseverado que el comercio entre naciones está sufriendo una contracción no vista desde 1982. La Argentina, sin embargo, tiene buenas espaldas para capear el temporal y también para prepararse para la recuperación que tendrá lugar en algunos meses. Es que parte de una buena base.

ImagenMarcelo Elizondo - Director Ejecutivo de la  Fundación Export.Ar
Escribe Marcelo Elizondo - Director Ejecutivo de la Fundación Export.Ar

En la década que finaliza, las exportaciones han subido desde algo más que 25.000 millones de dólares -a inicios del siglo nuevo- a más de 70.000 millones en 2008. Es cierto, que cuando se cierren los números de 2009 reflejarán una caída por las circunstancias en que vivimos, pero el dinamismo evidenciado permite augurar nuevas respuestas ante esta realidad.

La economía mundial está mostrando que, en los países desarrollados, hay sectores que sufren mucho (la inversión en equipos o la actividad inmobiliaria por caso) y otros que no tanto, como el consumo doméstico de alimentos elaborados. Mientras, en los emergentes hay una realidad más benigna: según el Banco Mundial, China crecerá más del 7% e India más del 5% este año. Y el año que viene, según el FMI, la economía mundial ya crecerá nuevamente. Ante esto, debe saberse que, como ha expresado el profesor Guillermo Ariza Dolla, la proliferación de nuevas formas institucionales de acceso a mercados internacionales permite una variedad de opciones, nuevas formulas mixtas que permiten un despliegue ágil y flexible de capacidades competitivas en contextos cambiantes ante lo cual internacionalizarse es, cada vez en mayor medida, integrarse en una red de acuerdos interempresariales, erguida por encima de las fronteras, completando las vías directas de proyección internacional con nuevos métodos de cooperación.

Para eso, la Fundación Export.Ar tiene un programa en curso para 2010, que involucra a más de 3.000 empresas que están trabajando hacia el mundo. Esa actividad prevé un plan adaptado a las circunstancias en los países emergentes, participando en ferias y exposiciones (alrededor de 70 en el año). Y en los países desarrollados, acciones que incluyen promociones sofisticadas en grandes firmas comerciales, como las célebres Galerías Lafayette en Paris, Lyon y Niza (donde de trabajará con productos alimenticios en octubre), la cadena HEB en Texas, Estados Unidos, una nueva edición de la instalación de una Carpa Shopping en la mítica Plaza Mayor de Madrid donde se posicionarán y comercializarán productos argentinos a miles de europeos que circulan por ese espacio; la confección de un menú con alimentos de alta calidad argentinos en los vagones restaurante del Tren de Alta Velocidad (TGV) que une ciudades europeas (también ocurrirá esto en el tren que une el Cuzco con el Machu Picchu) o en hoteles de de alta calidad como el Marriot en Miami. También están planeadas visitas de mas de dos centenares de empresas extranjeras a la Argentina para que atiendan rondas de negocios con medio millar de empresas de nuestro país en rubros que van desde muebles hasta equipos para seguridad, pasando por vinos o incluso la recientemente realizada de genética bovina.

The Nielsen Company ha aseverado hace poco que las promociones representan, en momentos críticos, una táctica de marketing universal y exitosa, que propició, en el último año, sólo en los Estados Unidos, ventas por casi 130.000 millones de dólares en alimentos, medicamentos y otros productos masivos (el 35% de las ventas fueron efectuadas en base a promociones en un año). El comercio es planificación, acción, comunicación. Cientos de empresas argentinas están en ese camino, organizadas detrás de un programa que encuentra oportunidades y desarrolla capacidades para aprovecharlas. Porque, como ha sostenido Ilya Prigodgine (premio Nobel de Química en 1977), en el mundo hay una creación simultánea de orden y desorden, y como las interacciones entre las personas a nivel global son mayores, una solución que era estable se hace inestable ahora, por lo que el futuro no está predeterminado sino que es una construcción de la que todos podemos participar.

Ir al principio de la nota