Ir a la página principal
Política industrial

La propuesta de la UIA

El Comité Ejecutivo de la Unión Industrial Argentina, encabezado por su presidente Adrián Kaufmann Brea, recibió al ministro de Producción de la Nación, Francisco Cabrera, y a integrantes de su gabinete. En la reunión se pasó revista a los ejes centrales que hacen a la agenda industrial: la necesidad de mejorar las condiciones de acceso al crédito productivo, la problemática energética, el desarrollo de infraestructura que promueva la competitividad, la generación de una inserción internacional inteligente, las dificultades que generan algunas normas técnicas internacionales para la exportación de valor agregado, mejores incentivos fiscales y de inversión, las distintas iniciativas para poner en movimiento las economías regionales, y los problemas que se presentan para las PyMES en el actual contexto internacional, con Brasil en una profunda recesión industrial.

ImagenEl Presidente de la UIA y el Ministro de Producción
Durante el almuerzo, que se desarrolló en un clima cordial y distendido, se presentó un documento elaborado por los departamentos técnicos de la institución de cúpula que describe el estancamiento que sufre la economía en general y el sector productivo de las economías regionales en particular, desde 2011.

El esmerado trabajo pasa revista a la situación industrial, la contextualiza ante los desafíos de una nueva configuración económica y eleva propuestas coherentes con el eje de acción que plantea.

En 2015 el PIB industrial per cápita se planchó un 5,5% por debajo del nivel de 2011 y el valor total de las exportaciones está en niveles menores a los de 2009 (post crisis internacional). Las exportaciones MOI cayeron un 38,1 %, contrastando 2015 versus 2011 y, tras el máximo alcanzado en 2011, el estancamiento de la importación de bienes de capital muestra el freno operado en la inversión.

Por su parte, el inicio de 2016 mostró una evolución complicada para la actividad de la industria, así como para las exportaciones del sector La UIA reconoce que en un contexto donde en Brasil se profundiza la recesión industrial, el gobierno implementó un conjunto de medidas macro que benefician a la industria como la mejora del tipo de cambio; la salida del cepo cambiario y la resolución del default técnico para acceder al crédito externo y medidas de política industrial de igual incidencia entre las que se enumeran la eliminación de los derechos de exportación para los productos industriales; la extensión de la Línea Inversión Productiva; la prórroga en la vigencia del REPRO hasta el 31 de diciembre de 2016; la renovación del bono de bienes de capital; la revisión racional de los impuestos internos al sector automotriz; una mejora en la devolución de reintegros e IVA exportación y recuperación del stock existente así como un progreso en los plazos de liquidación de divisas vía modificación de la Resolución 142/2012.

Sin embargo, señala el documento “Ideas y Propuestas para promover la dinámica industrial”, persisten una serie de factores negativos que dificultan el desenvolvimiento del sector industrial: reducción del mercado interno y también del externo por los problemas que atraviesa Brasil; aumentos en los costos de la energía; aumento en los costos laborales; aumento en el costo del crédito por la suba de tasas y una presión tributario que se encuentra en niveles récord dado el no ajuste por inflación.

El capítulo más creativo del escrito se refiere a los ejes de acción para promover la competitividad que explicita y resuelve en media docena de secciones: Potenciación del mercado interno y externo; Costo de la energía; Financiamiento para inversión y capital de trabajo; Aspectos tributarios; Aspectos laborales y normativos y Ciencia, Tecnología e Innovación.

La necesaria administración del comercio debería comprender el monitoreo SIMI con información de cámaras asociadas a la UIA, el seguimiento del comportamiento comercial de China y del Brasil; una política de compras públicas que contemple la actualización de la Ley de Compre Nacional 25.551, otorgar márgenes de preferencia para la industria nacional y las PyMES y, entre otras acciones, poner en práctica un programa de desarrollo de proveedores vinculado a obras de infraestructura.

Dilatar y hacer gradual la suba de las tarifas en el gas, por el efecto inflacionario que generaría en un contexto complejo de suba de precios y baja de rentabilidad y por su impacto en un aumento del costo de la energía eléctrica es considerado un aspecto esencial de la política industrial. Reducir el incremento al precio de la energía sobre los GUDI y GUME y minimizar el impacto en precios, competitividad, empleo y cantidad de empresas es otro de los aspectos tratados en el documento que avanza sobre la necesidad de una Ley de energías renovables que contemple la participación gradual de la industria local.

En la sección en la que se puntualizan los problemas del financiamiento para inversión y capital de trabajo, los cuadros técnicos de la UIA proponen un cupo actual prestable del 14% de depósitos al 22% de tasa; tener en cuenta el cupo incremental para el segundo semestre de 2016 y retrotraer los topes para Cheque de Pago Diferido a los valores del 2º tramo del 2015. La batería de medidas propuestas se completa con el establecimiento y la profundización de nuevas líneas de crédito BICE + bancos públicos; el mantenimiento y/o relanzamiento de las líneas de crédito de la banca pública orientados a la financiación de inversiones y capital de trabajo; el tratamiento con los respectivos ministerios en la firma de convenios para bonificación de tasas; el mejoramiento del Inciso K de la Superintendencia Seguros -Resolución 39645/16; la eliminación de la obligatoriedad de inversión por parte de las aseguradoras en FCI PyMES; Por último el documento reflexiona sobre la necesidad de reinstalar la factura de crédito y dice que aunque la ley 24.760 nunca se aplicó, permitiría contar con una valiosa herramienta de financiación, ya que su descuento en las entidades bancarias sería automática y facilitaría mantener el capital de trabajo y extender los plazos de comercialización.

Los aspectos tributarios, tratados a continuación, se circunscriben en tres puntos que luego son tratados con mayor profundidad: la Implementación de Ajuste por Inflación Impositivo en forma gradual ( con una instancia a corto y otra a mediano plazo); la implementación de un Régimen de deducción de intereses sobre el capital propio destinado a la inversión ( en tanto se realicen inversiones en bienes de capital), y Reducir la proliferación de tasas e Impuesto Provinciales y Municipales creando un régimen unificado y armonizado de impuestos provinciales que no se superponga con los impuestos nacionales y que incluya un régimen de unificación de retenciones y percepciones.

Reducir los litigios en el sistema de Riesgos del Trabajo; eliminar los cargos extra que impusieron las terminales portuarias (el costo IVETRA+TAP pasó de 67 USD + IVA a 110 USD + IVA de 2010 al presente); trabajar para reducir el ausentismo y leyes que incrementan costos laborales (el ausentismo se incrementó considerablemente en los últimos años y afecta la productividad industria) y estudiar que no se incrementen los costos indemnizatorios forman parte del paquete de necesidades que deberían ser contempladas para un mejor desempeño empresarial.

Un capítulo aparte mereció la relación deseable entre la estructura productiva y el sistema científico –tecnológico. Para optimizar esa necesaria articulación se piensa en un régimen de promoción de innovación en I&D integral para el sector privado que fortalezca y potencie la producción industrial en la Argentina. Tendría que permitirse a las empresas, mediante dos mecanismos distintos, asignar una parte de sus Impuestos Nacionales (Ganancias, IVA y Ganancia Mínima Presunta) a la financiación de proyectos de I+D (propios o de terceros) previamente aprobados por el MINCYT.

La articulación del aparato productivo con el Sistema Nacional de Innovación podría pivotear en la promoción de un enfoque institucional integral que incluya: al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva; el INTI; el Ministerio de Producción; INVAP + ARSAT + CNEA + CONAE, las universidades y el sector financiero.

Concluida la presentación, los equipos de la UIA y del ministerio intercambiaron opiniones, propuestas y líneas de acción sobre los diferentes temas presentados y generaron una agenda de trabajo para que los departamentos de la UIA interactúen con las secretarías y subsecretarías del ministerio. Como primer paso, se firmará un acuerdo marco de cooperación que abarca, entre otros, los siguientes temas: política industrial, competitividad PyME, parques industriales e intercambio de información para mejorar la productividad.


Ir al principio de la nota