Ir a la página principal
Economía internacional

La ratificación del Acuerdo de Bali en la agenda de prioridades

La breve visita del director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevêdo, puso nuevamente la atención de funcionarios y empresarios en el Acuerdo de Facilitación del Comercio, adoptado hace dos años en Bali y aún pendiente de ratificación por parte de nuestro país. En sus dos presentaciones en Buenos Aires, organizadas por la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA) y Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) respectivamente, Azevêdo puso énfasis en la necesidad de que la Argentina se sume a los 72 países que ya han ratificado el acuerdo que tiene como objetivo agilizar, simplificar y estandarizar procedimientos aduaneros para reducir los plazos y los costos del comercio.

Imagen: La lentitud en las verificaciones en pasos fronterizos provoca grandes demoras en el transporte de mercaderías.
El director General de la OMC sostuvo en el CARI que “para beneficiarse del acuerdo, primero hay que ratificarlo. Y esto es algo que la Argentina podría hacer desde ya y que sería muy positivo. Además, la ayudaría a enviar un mensaje claro de qué se está enfatizando para crear un entorno más favorable a la actividad empresarial”.

Por su parte, el presidente de la CERA, Enrique Mantilla, opinó que “en el mundo se está generando una nueva arquitectura para regular el comercio y hay que aprovechar para incorporar nuevas tecnologías e innovaciones, gestión digital, infraestructura logística, coherencia normativa, coordinación interagencias, ventanilla única es ganar productividad y oportunidades para las PyMES exportadoras y fortalecer la gestión estatal”, y definió como “una señal potente” que el gobierno, a través del Ministerio de Producción, apoye la propuesta para facilitar el comercio.

La entidad empresaria viene proponiendo la creación de un Consejo Nacional Público y Privado para implementar un programa de Facilitación del Comercio, que fortalezca la competitividad e incentive las inversiones. La iniciativa ha sido bien recibida en el ámbito oficial.

En el Mercosur también se vienen registrando avances en la materia. Por ejemplo, recientemente y en el marco de las actividades de la Asociación Latinoamericana de Integración, que prevé dar un fuerte impulso a la facilitación del comercio intrarregional, la Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Chile suscribieron el 58º Protocolo Adicional al Acuerdo de Complementación Económica Nº 35, mediante el cual se incorpora al mismo la posibilidad de certificar el origen de los bienes de manera digital, siempre y cuando las certificaciones se emitan siguiendo los procedimientos y especificaciones técnicas desarrolladas en el ámbito del organismo regional, y establecidas oportunamente por su Comité de Representantes (que contemplan que la certificación de origen con formato digital y con firma digital tendrán la misma validez jurídica de la certificación tradicional -formato papel y firma autógrafa- siempre y cuando el compromiso de equivalencia sea formalizado en el ámbito del acuerdo comercial respectivo).

El primer instrumento de aceptación del Acuerdo de Facilitación del Comercio de la OMC fue entregado por Hong Kong el 8 de diciembre de 2014. Con posterioridad se sumaron 71 países (el más reciente Brasil, cuya presidenta Dilma Rousseff puso personalmente en manos de Azevêdo la documentación correspondiente el pasado 29 de marzo en una reunión realizada en el Palacio de Planalto). Para la entrada en vigencia del Acuerdo, que requiere la ratificación de 2/3 de los 16 miembros de la OMC, resta que lo hagan 35 países.

-Beneficios de la facilitación comercial

El Banco Mundial estimó que el aumento de la eficiencia en la operación de puertos y aeropuertos, permitiría incrementar el comercio de manufacturas en 377.000 millones de dólares al año, y triplicar los beneficios de las reducciones arancelarias para los consumidores, todo ello debido a la agilización de las aduanas, la reducción de los sobornos y la corrupción, la mejora de las infraestructuras y el aumento de la eficiencia de los servicios transfronterizos, así como impulsar las actividades económicas derivadas de la utilización de Internet (en este caso, la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo -OCDE-,calculó que su uso para la publicación de información comercial ,sumado a la mejora de su disponibilidad habilitaría un ahorro de 1,8% de los costos de las operaciones.

Otros estudios concluyeron que en una transacción aduanera media intervienen entre 20 y 30 personas u organismos distintos, 40 documentos, 200 elementos de datos (30 de los cuales se repiten no menos de 30 veces como mínimo) y la necesidad de escribir, por lo menos una vez más, entre el 60 y 70% de los datos. La OCDE calculó que al costo de la documentación absorbe hasta un 7% de los 12 billones de dólares en que está valorado el comercio internacional anual.

Se estima que cuando entre en vigencia a pleno el Acuerdo de Facilitación, los costos totales del comercio se reducirán en 14,1% para los países de ingresos bajos, 15,1 para los de ingresos medianos bajos y 12,9% para los países de ingresos medianos altos.


Ir al principio de la nota