Ir a la página principal
Ciencia & tecnología

La revitalización del CONICET

Junto a un escalamiento de importancia en el número de investigadores incorporados a la acreditada institución y de becas doctorales y post doctorales, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas –Conicet- se propone ahora una política de fortalecimiento en el número de técnicos, después del vaciamiento sufrido en los noventa.

ImagenMinistro del MINCyT Barañao y Presidente del Conicet Salvatierra
El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) fue creado por Decreto Ley N° 1291 del 5 de febrero de 1958 para estructurar un organismo académico que promueva la investigación científica y tecnológica en el país. Su primer presidente fue el Premio Nobel Bernardo A. Houssay quien, durante más de una década, la condujo con una clara visión estratégica.

El organismo siguió el sinuoso camino trazado por los gobiernos que se sucedieron en los más de cincuenta años desde su fundación y sufrió, particularmente, la carencia de políticas de ciencia y tecnología que fueron un derivado siempre presente durante los años del auge neoliberal.

Aceptado que los recursos humanos son el capital más importante de cualquier organismo de ciencia y tecnología, la evolución del número de Investigadores, Profesionales y Técnicos de Apoyo y las becas (doctorales y postdoctorales) son el parámetro más importante para determinar el efecto de las distintas políticas desarrolladas en los últimos 30 años. Al respecto, los datos ofrecidos por un estudio llevado a cabo por la institución muestran que durante el período 2003-2013 se produce un incremento notable en el número de investigadores y becarios.

Con respecto a la Carrera del Investigador Científico y becas anuales, en 1997 ingresaron al organismo 125 investigadores y se otorgaron 300 becas. En el año 2001 se incorporan 160 cargos de investigador científico (del concurso 1999) y 30 becarios. En el año 2004 se produce un cambio sustancial, ese año ingresaron 400 investigadores y se otorgaron 1300 becas. Finalmente en el año 2012 el CONICET incorporó 606 investigadores y otorgó 3900 becas doctorales y postdoctorales.

Por otra parte, en la última década se priorizó la incorporación de jóvenes investigadores con el fin de revertir el acentuado envejecimiento que presentaba el plantel de investigadores hace 10 años. Esta decisión permitió que de 488 científicos menores de 40 años en 2003 se pasara a 2156 en el año 2012.

Hasta el año 2002, apuntan desde el Conicet, se formaron unos 200 doctores por año pero diez años después, como consecuencia del incremento de becas, el número de doctores.

Por otra parte, durante la última década se crearon 112 institutos y centros de investigación (Unidades Ejecutoras), de las cuales 30 están en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Gran Buenos Aires y las 82 restantes distribuidas en el interior del país. A fin de aumentar la presencia del Conicet en todo el territorio nacional, éste último año se crearon 7 Centros de Investigación y Transferencia (CIT) junto con universidades nacionales y gobiernos provinciales.

En la actualidad, el 90% de los 192 centros e institutos del organismo son de doble dependencia con universidades nacionales. De los 7600 investigadores 5700 son docentes universitarios, lo cual demuestra la relación indisoluble entre el CONICET y la universidad.

Así mismo, desde 2008 se realizaron fuertes inversiones en infraestructura en todas las regiones del país, con un presupuesto que en la última década alcanzó los 298.999.884 de pesos, fondos a los que se suman los aportes del Plan de Obras para la Ciencia y la Tecnología que lleva adelante el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación que contempla la construcción de más de 60 obras en todo el país, 32 de las cuales ya se encuentran inauguradas, totalizando una superficie de 45.818 metros cuadrados con una inversión superior a los 245.000.000 de pesos El crecimiento también se observa en la producción científica. La base de datos internacional SIR Scimago (Institutions Ranking) ubica al Conicet primero en Argentina y segundo en Latinoamérica, después de la Universidad de San Pablo.Por otra parte, es reconocido el lugar 85 que ocupa entre 3230 instituciones que realizan investigación en todo el mundo.


Ir al principio de la nota