Ir a la página principal
Energía

Las inversiones en fuentes renovables se posicionan en el mundo en desarrollo

En 2015 la inversión mundial en energías renovables -particularmente solar y eólica- alcanzó los 286.000 millones de dólares, cifra que fija una nueva marca histórica en el sector (la anterior databa de 2011, cuando las energías limpias atrajeron inversiones por valor de 279.000 millones). El informe “Tendencias Globales en la inversión en energías renovables” resalta que por primera vez, los países en vías de desarrollo superaron con 156.000 millones de dólares invertidos en el período en el sector a los países industrializados (130.000 millones). Mientras tanto en la Argentina, la ley 27.191/15 y su reciente reglamentación creó un mercado concreto, ya que obliga a los grandes usuarios a cubrir parte de su demanda energética con fuentes alternativas, abriendo numerosas posibilidades para inversiones en nuevos proyectos, con el apoyo de un fondo de 12.000 millones de pesos creado con ese destino.

ImagenLas fuentes renovables justifican el 10,3% de la producción mundial de energía.
El informe elaborado por la Escuela de Francfort -en su carácter de centro colaborador del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente- y la consultora Bloomberg New Energy Finance, que releva inversiones en energías eólica, solar, geotérmica y marina, biomasa y residuos, biocombustibles y pequeñas centrales hidroeléctricas de hasta 50 megavatios, estimó que en 2015 se sumaron 134 gigavatios (GW) en todo el mundo en energía renovable, un 26% más que en el año anterior. De tal manera, justifican el 54% de la capacidad adicional de todas las tecnologías convencionales (gas, carbón y nuclear).

Del total mundial invertido en el período en el sector, China (con 102.900 millones, el 36% del total) lideró el ranking por países, seguida por Estados Unidos (44.100 millones), Japón (36.200 millones), India (10.200 millones), Sudáfrica (4.500 millones), México (4.000 millones), Chile (3.400 millones) y Marruecos, Turquía y Uruguay (con más de 1.000 millones de dólares cada uno). En Europa la inversión cayó un 21%, desde los 62.000 millones de 2014 a los 48.800 millones, al volumen más bajo del viejo continente en los últimos nueve años, a pesar de las inversiones récord en proyectos eólicos marinos. Según el informe, el cambio de inversiones hacia los países en vías de desarrollo y su caída en el mundo industrializado “podría ser atribuido, entre otros factores, a la reducción de costos de las tecnologías renovables, el lento y/o nulo crecimiento de la economía y los recortes de las ayudas en los mercados europeos”.

Sin embargo, los responsables del estudio reconocen que “todavía hay un largo camino a recorrer”, las energías renovables representaron en 2015 solo el 16,2% de la energía instalada en el mundo y el 10,3% de la producción mundial de energía, frente al 15,2% y el 9,1% respectivamente registrado en 2014. Y resaltan, que la nueva marca histórica alcanzada en las inversiones globales en el sector tendría además un significado especial, habida cuenta de la caída de los precios de los combustibles fósiles: petróleo, gas y carbón.

En nuestro país, con la reglamentación de la ley Nº 27.191/15, que estableció como meta inicial lograr una contribución de esas fuentes hasta alcanzar el 8% del consumo de energía al 31 de diciembre de 2017, quedó despejado el camino para que la autoridad de aplicación -el Ministerio de Energía y Minería- defina los parámetros para seleccionar, aprobar y merituar proyectos de inversión en obras nuevas para la producción de energía eléctrica a partir de fuentes renovables, así como para ponderar la participación de elementos de producción local y los supuestos que deberán acreditarse cuando no existiera oferta tecnológica competitiva de nivel local.

En esa dirección, la Subsecretaría de Energías Renovables y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial están realizando un relevamiento de empresas del sector con el propósito de elaborar un Registro Nacional de Proveedores, que incluye requerimientos de información para los fabricantes locales de los productos terminados que realiza, los componentes, conjuntos o subconjuntos que produce y los insumos que importa, incluyendo capacidad de fabricación anual, elementos críticos para la producción industrial a la que provee (por fuente), rango de precios, cantidades importadas y certificaciones, entre otros.

Por otra parte, crece la expectativa , tanto en el ámbito local como internacional, en torno a la primera licitación pública de renovables -que sería eólica y por entre 800 y 1.000 MW- que debe convocar en los próximos días el gobierno nacional, con las reglas del juego establecidas en la nueva legislación.


Ir al principio de la nota