Ir a la página principal
Comercio exterior

Llega la VUCE

El gobierno nacional implementará en los próximos días, a través de un decreto, el sistema de “Ventanilla Única de Comercio Exterior” (VUCE) que simplificará notablemente las operaciones de exportación e importación. La nueva herramienta informática permite acceder a un sistema integrado de información a todos los organismos oficiales involucrados como, entre otros, la Administración Nacional de Aduana, la Secretaría de Comercio, el Instituto Nacional de Vitivinicultura, y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Alimentaria. La VUCE está contemplada en el Acuerdo de Facilitación del Comercio (AFC) logrado en 2013 en el marco de las negociaciones multilaterales de la Organización Mundial de Comercio.

ImagenLas VUCE simplifican la operatoria del comercio exterior.
El anuncio fue formulado recientemente por el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad, quien destacó que la VUCE local se encuentra en etapa de prueba en los organismos y sectores públicos que participan en la operatoria de comercio exterior y adelantó que se dispondrá de financiamiento para la actualización tecnológica de algunas de esas dependencias que “todavía no tienen las ingenierías internas para actuar de manera coordinada” en el nuevo esquema.

Al inaugurar una reunión de especialistas en temas aduaneros, Abad reseñó las actividades que se llevan adelante para avanzar hacia los lineamientos del AFC que nuestro país aún debe ratificar y que incluye, entre otras recomendaciones, la figura del operador económico autorizada, la cooperación entre los organismos de frontera y la articulación con el sector privado. Al respecto, recordó que a principios de agosto se firmó un Memorando de Entendimiento con Brasil para la utilización de certificados de origen digitales (COD) en el comercio bilateral. Los COD que, a juicio de Abad son “un insumo” para todos los mecanismos previstos en el AFC, serán emitidos por entidades certificadoras de origen y por los funcionarios habilitados por cada país a tal fin, de acuerdo con los procedimientos y especificaciones técnicas de COD en el ámbito de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) que promueven “la agilidad, eficiencia y celeridad en las transacciones comerciales transfronterizas, mediante el uso de las nuevas tecnologías”.

De acuerdo con los resultados de la “Encuesta Global de Facilitación del Comercio e Implementación del Comercio sin Papeles 2015” (CEPAL), presentada en octubre de 2015, en Montevideo, durante la realización del VII Encuentro Regional Latinoamericano y del Caribe sobre Ventanillas Únicas de Comercio Exterior organizado por el Sistema Económico Latinoamericano (SELA), entre los principales desafíos que enfrenta las VUCE para su desarrollo en la región figuran: la falta de coordinación entre organismos gubernamentales; la limitada capacidad de recursos humanos, las limitaciones financieras, la ausencia de una entidad líder del proceso; la falta de voluntad política y las limitaciones en infraestructuras de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Otro factor condicionante lo constituye la resistencia a una mayor transparencia a través de una adecuada y sistemática rendición de cuentas.

Por otra parte, la consulta estableció que para América Latina y el Caribe (ALC) resulta muy importante avanzar en materia de Facilitación del Comercio (FC) porque necesita: estimular el bajo comercio intrarregional; fomentar los encadenamientos productivos intrarregionales y extrarregionales; incentivar la internacionalización de las PyMES; promover la transparencia y la coordinación entre las instituciones del Estado y combatir la corrupción más eficientemente. “Los avances que se logren en esta área tendrán un mayor impacto en la medida en que los esfuerzos que se hagan en esa dirección sean coordinados regionalmente”.

Cada vez más conscientes de la creciente importancia de la FC, en la reunión del SELA se coincidió que “los países de ALC están convergiendo en el diseño de estrategias que, esencialmente, apuntan a acceder a una mayor oferta de insumos a precios competitivos y a racionalizar y simplificar los procedimientos de comercio exterior para permitir que los flujos de mercancías se produzcan con fluidez, tanto a nivel nacional como internacional”. De allí el interés en desarrollar las VUCE, reflejado en el incremento del número de ventanillas operativas en la región que pasó de ocho en 2011, a 16 en 2015. “De hecho, existe la convicción de que esta herramienta no sólo tiene que ver con estandarización y procesos, sino que también implica desarrollo económico, generación de empleos y mejoras en la calidad de vida de la población”.


Ir al principio de la nota