Ir a la página principal
PYMES

Los bancos tienen la palabra

Las más recientes estadísticas del Banco Central de la República Argentina, con datos a fines de julio, muestran que la única línea de préstamos al sector privado no financiero que mantiene cierto dinamismo son los adelantos en cuenta corriente quepasaron de 15.400 millones de pesos a comienzos de año a 19.500 millones de pesos. Los analistas sostienen que la demanda de las empresas sigue concentrándose en este tipo de financiación porque, pese a su costo, es el que más se adapta a la actual coyuntura, mientras que las entidades empresarias y sus centros de estudios enfatizan que “ante las dificultades que deben superar las PyMES para obtener el crédito bancario a mediano y largo plazo, éstas siguen financiándose con recursos propios”.

ImagenesHernán CaballeroJosé Luis Romani
Desde los bancos las opiniones no son siempre coincidentes con los argumentos esgrimidos por las PyMES en apoyo de sus reclamos y cada uno de ellos destaca su oferta de líneas crediticias para el segmento. Sobre estos temas, Informe Industrial consultó a funcionarios de dos entidades bancarias con una importante cartera de PyMES. Sus opiniones se reproducen a continuación.

José Luis Romani
Banco Credicoop Coop. Ltdo.

Para José Luis Romani, gerente de Banca Empresa del Banco Credicoop Coop. Ltdo “la reticencia observada en algunas empresas a acceder al crédito bancario en el último año ha obedecido, principalmente, a la incertidumbre generada por la crisis global, que si bien la Argentina ha podidosortear con mejores resultados que otros países del resto del mundo, generó que el empresariado desarrolle su estrategia de expansión e inversión con mayor cautela”. Sin embargo, destaca que “en este contexto, podemos afirmar que Credicoop, fuela única entidad, dentro de la banca privada, que mantuvo estable el financiamiento a PyMES, con una estructura de su cartera conformada en un 58% por el segmento de las pequeñas y medianas empresas, el 30% a personas y el restante 12% a otras empresas de distinta envergadura”.

Tomando como referencia estas cifras, Romani afirma que “queda claro, que nuestra entidad siempre mantuvo vigente una amplia oferta de líneas crediticias con el firme propósito de acompañar el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas”.

–Dentro de la oferta crediticia de Credicoop ¿Cuáles son las líneas más demandadas por las PyMES?

–Nuestras PyMES privilegian las líneas de crédito de capital de trabajo, créditos de inversión o leasing a las que complementan con el descubierto, la cesión de facturas o el descuento de cheques de pago diferido.

–¿Cómo se distribuye la cartera de préstamos PyMES por sector y localización geográfica?

–Los créditos a PyMES se concentran principalmente en los sectores de industria y comercio (80%), seguidos con un 10% por empresas de servicios, y con un 5% cada uno se ubican las empresas agropecuarias y de la construcción.

La distribución geográfica, por provincias y/o regiones, es la siguiente: Capital y Gran Buenos Aires 54%; Santa Fe 11%; resto provincias de Buenos Aires 10%; Cuyo 8%; Córdoba 6%; Patagónica 4%; NOA 3%; Litoral y NEA 2% cada una. Esta distribución obedece a la demanda existente, ya que nuestro banco ofrece por igual sus líneas en todas las sucursales del país.

–Desde el movimiento cooperativo y específicamente desde el Banco Credicoop ¿qué medidas se proponen para que las PyMES cuenten con una mayor disponibilidad de financiamiento?

–Pensamos que la herramienta privilegiada debe ser un banco público de desarrollo que se inicie utilizando fondos públicos para aplicar al financiamiento de las necesidades más urgentes, orientado hacia las pequeñas y medianas empresas. Un banco con esas características tiene que ser el centro de la política de crédito a largo plazo, para ser funcional al plan de desarrollo que debe llevar a cabo el Estado.

Desde el movimiento cooperativo sostenemos que la generación del crédito a largoplazo para la inversión resulta no sólo un tema estratégico y altamente prioritario, sino que requiere una magnitud de recursos muy importante que demanda un fuerte involucramiento del Estado.

–El Banco ha participado en los distintos programas de tasas subsidiadas implementadas por el Gobierno Nacional a través de las SEPyME. ¿El balance es positivo?

–Credicoop ha participado activamente en todas las licitaciones ofrecidas por la SEPyME y por el ANSES, lo cual nos ha permitido apoyar a gran número de PyMES a tasas sumamente convenientes y dirigidas a diversos destinos de inversión y evolución. Estas líneas tienen una fuerte demanda por parte de las empresas, de modo que nuestra política siempre ha sido que los cupos asignados se distribuyan a la mayor cantidad de PyMES posible, y dando la posibilidad de obtenerlas en todas las regiones del país. Estas líneas se complementan con otras operatorias de fomento lanzadas por diversos organismos y/o entes provinciales o municipales, donde nuestro Banco es actor importante. A titulo de ejemplo, participamos del Programa de Crédito Calidad de la provincia de San Juan, Tasa Subsidiada por la provincia de Mendoza, Programa de Desarrollo Cooperativo de la provincia de Buenos Aires, Programa de Apoyo a las MIPyMES de la provincia de Santa Fe, Programa de desarrollo a las empresas de economía social de la provincia de Río Negro y del FAFERBA (fideicomiso de la provincia de Buenos Aires y nuestra entidad para asistir a empresas recuperadas), entre otras.

Por otra parte, y como reflexión final, Romani sostiene que “es imprescindible una estabilidad en lo económico y el mantenimiento de políticas a mediano y largo plazo que eliminen incertidumbres y generen confianza para la toma de decisiones de inversión y crecimiento de las empresas. Acciones de fomento que privilegien a las pequeñas y medianas empresas, fortalecer cadenas de valor agregado, el mercado interno privilegiado en la políticaproductiva, medidas tendientes a la reindustrialización de las economías regionales, inversiones públicas en infraestructura para fomentar el desarrollo industrial, son algunas de las políticas que nosotros entendemos indispensable para recomponer la estructura productiva”.

Hernan Caballero
Banco Santander Río

Ante la consulta de Informe Industrial sobre las principales trabas a un mayor acceso de la PyMES al financiamiento bancario, el gerente de Empresas, PyMES y Agro, del Banco Santander Río, Hernán Caballero, señaló que “la principal es la incertidumbre generada por la crisis internacional, en especial en el caso de las PyMES, y por la crisis local consecuencia del enfrentamiento gobierno-sector agro. Esta incertidumbre genera dos efectos inmediatos, uno cuantitativo en cuanto ha impactado en los niveles de tasa de Interés y ha acortado los plazos disponibles para financiar a tasa fija y otro cualitativo que afecta la percepción del tamaño de los mercados local e internacional que son objetivo de los productos de las PyMES.

No se pueden financiar proyectos de inversión a tasas altas y plazos cortos y menos si no hay certeza sobre el futuro desenvolvimiento de los mercados”.

–Santander Río implementó desde abril una línea de crédito para las PyMES que acrediten sus sueldos de sus empleados a través del banco y posean calificación crediticia ¿Qué respuesta obtuvieron?

–El objetivo de esa línea era aportar crédito de capital de trabajo a nuestros clientes PyMES a tasas más favorables si pagan sus sueldos a través del nuestra entidad. Hemos incrementado el límite de crédito hasta los 250 mil pesos y la línea, que estará vigente hasta el 30 de septiembre, tiene una tasa fija del 14% en pesos y hasta un año de plazo para todo destino.

Por otra parte, hemos lanzado recientemente “Crédito para su Empresa”, una línea de crédito hasta 500 mil dólares por cliente a una tasa fija de 4,75% y hasta180 días de plazo para financiación y prefinanciación de exportaciones.

Estas acciones forman parte del apoyo que Santander Río viene brindando a las PyMES, con una visión de largo plazo. Desde 2003 a la fecha, el Banco triplicó la cantidad de clientes del segmento llegando a más de 85 mil a fines del año 2008. Asimismo, el volumen de créditos de capital de trabajo y financiamiento de inversiones en activos fijos al segmento se multiplicó por veinte en el mismo período, alcanzando más de 4.500 millones de pesos en líneas aprobadas para este conjunto de empresas. Nuestro objetivo es llegar a superar los 100 mil clientes PyMES antes de fin de año.

Por otra parte, Santander Río ha sido y es un activo protagonista de los diferentes programas de crédito promocionados por los organismos nacionales y provinciales, con fuerte participación durante los diez años de vida del Programa de Estímulo al Crecimiento (subsidio de tasa) de la Subsecretaría de Pequeña y Mediana Empresa, como así también en el Programa Global de Crédito (2007) impulsado por ese organismo, con fondos a largo plazo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y con una participación final del Santander Río del 25% de los créditos otorgados.

También hemos participado en las licitaciones de líneas para PyMES de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES), en el programa de Créditos para Innovación Tecnológica del FONTAR y en varios programas provinciales.

–En la actualidad ¿cuáles son las principales líneas crediticias para el segmento PyME?

–La línea más demandada hoy en día es el acuerdo en cuenta corriente, ya que la PyME lo puede utilizar de la manera que quiere y pagando intereses sólo por el plazo utilizado. Luego de ella, el resto de las líneas para capital de trabajo son las más demandadas en este contexto. Ellas son, cesión de valores, préstamos en pesos a corto plazo y préstamos en dólares para financiar importaciones o exportaciones. Un poco más marginalmente, préstamos amortizables para todo destino a corto y mediano plazo, aplicados hoy en día a realizar pequeñas inversiones o financiar capital de trabajo.


Ir al principio de la nota