Ir a la página principal
Comercio exterior

Menor dinamismo en la actividad portuaria regional

El movimiento de carga contenerizada en 120 puertos de América Latina y el Caribe aumentó 1,3% durante 2014. Este promedio regional da cuenta de un estancamiento del crecimiento de la actividad, ya que en 2011 se había elevado un 13,8, en 2012 un 5,8% y en 2013 un 1,7%. Un relevamiento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), publicado en su “Perfil Marítimo”, estableció que el volumen total del movimiento portuario fue en el año anterior de alrededor de 47 millones de TEU (unidad de medición estándar equivalente a un contenedor de 20 pies, o 6,25 metros).

Los primeros 40 puertos del ranking justificaron alrededor del 89% de las operaciones, con niveles de actividad de 41,8 millones de TEU, mientras que los otros 80 puertos relevados, de menor tamaño se distribuyen el 11% restante (5,2 millones de TEU) La nueva edición del ranking de movimiento portuario regional de contenedores da cuenta de una marcada heterogeneidad: subió en la costa oeste de América del Sur (5,3%), México (4,0%) y América Central (3,4%), en tanto bajó en la costa este de América del sur (-2,2%) y el Caribe (-8,2%). Entre los países en los que la actividad creció, sobresalieron Colombia, con un alza de 7%, Perú, con 8,7% y Ecuador con 7,9%, y los países que registraron una caída más pronunciada fueron Jamaica (-3,9%), Bahamas (-6,7%), República Dominicana (-9,9%) y la Argentina (-22,4%). En la zona caribeña el bajo dinamismo de sus puertos fue producto de la disminución de las operaciones de transbordo que representan un volumen significativo de la actividad portuaria. Por su parte, cuatro de los cinco puertos argentinos incluidos en el relevamiento mostraron una notoria caída: Buenos Aires (-22%), Zárate (-28%), Ushuaia (-14%) y Rosario (-17%). El restante, Bahía Blanca (-2%) exhibió un desempeño más estable. Solo el puerto de Buenos Aires figura entre los 50 puertos con mayor actividad, al ubicarse en el noveno lugar con 1.400.760 TEU.

Para la CEPAL, las razones que explican el crecimiento, la desaceleración o la caída del movimiento de los puertos son variadas. “Algunos puertos anotaron cifras positivas debido al éxito de sus proyectos y su gestión comercial, mientras otros se vieron afectados por su bajo desempeño de su comercio en general y algunos problemas operativos”. Sin embargo, el organismo regional, argumenta que “el estancamiento observado en el crecimiento del movimiento portuario resulta en gran parte, además de los componentes arriba mencionados, de los cambios en la naturaleza de la actividad que han ocurrido desde el inicio de la última ola de reformas en los terminales de la región. Los puertos modernos requieren de una más sofisticada y compleja gobernanza para estar en condiciones de conducir al sistema portuario a objetivos de clara utilidad para el desarrollo económico de los países, como mayores niveles de prestaciones, eficiencia, productividad y competitividad.”

Ir al principio de la nota