Ir a la página principal
Procesos de integración

Mercosur-Unión Europea: ¿Tiempo de ofertas?

En la segunda semana de mayo, la Unión Europea (UE) y el Mercosur formalizarían el intercambio de ofertas arancelarias, para avanzar en la firma del acuerdo de libre comercio entre ambos bloques. Al término de una reunión que mantuvo en Bruselas con la Comisaría Europea de Comercio, Cecilia Malmström, el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa -el vecino país ejerce la presidencia pre-tempore del Mercosur-sostuvo que la fecha está supeditada “al ajuste de algunos detalles de carácter logístico”. Pese a que la representante de la UE declaró “estar contenta de que hemos avanzado en la negociación con el bloque sudamericano”, 13 de los 28 países comunitarios plantearon sus objeciones y pidieron la exclusión de carnes y lácteos de la oferta a presentar. La situación política de Brasil también abre interrogantes, y no se descarta una nueva postergación del esperado intercambio.

ImagenNin Novoa y Malmström acordaron fecha para el intercambio de ofertas.
Mientras Malmström expresó su confianza que el cronograma aprobado con el representante del Mercosur se cumplirá- prevé además del intercambio de ofertas una reunión de las partes a fines de junio en Bruselas para “poner sobre la mesa” coincidencias y disidencias-, Nin Novoa indicó que el bloque subregional mantiene su oferta de una apertura del 87% de su mercado -“es la presentación inicial”- y recordó que la UE había anunciado oportunamente una apertura de 91,5% de su línea de productos. Respecto de los denominados “productos sensibles” -lácteos, carnes, entre otros- no pudo confirmar que formarán parte del intercambio de ofertas: “no tengo la propuesta de la UE. Las negociaciones son siempre complejas, hay muchos intereses en juego y las dificultades se van superando mientras avanzan las tratativas”.

En tanto, en una reunión de ministros de Agricultura de la UE, los representantes de Austria, Chipre, Estonia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Polonia, Rumania y Eslovenia advirtieron en una declaración que “una oferta al Mercosur que contenga cuotas sobre lácteos y carnes sería vista posiblemente como una provocación para el sector agrícola europeo y podría tener un efecto dominó en todas las negociaciones comerciales que lleva adelante el bloque comunitario, en particular con los Estados Unidos”.

Las negociaciones UE-Mercosur tuvieron su punto de partida en diciembre de 1995 en la firma de un Acuerdo Marco de Cooperación Interregional, que contemplaba el fortalecimiento de las relaciones entre ambos bloques en los ámbitos comercial, económico, industrial, científico, institucional y cultural. En ese entonces se dijo que el objetivo final de la iniciativa era el establecimiento de una zona económica de libre comercio donde los intercambios se irían liberalizando gradualmente y de forma recíproca, sin excluir sectores y conforme a las normas de la Organización Mundial del Comercio. “Con esa orientación, en junio de 1999, en Río de Janeiro, en una cumbre ministerial se comprometieron a iniciar las negociaciones y en abril de 2000, en Buenos Aires, se reunió por primera vez el Comité de Negociaciones Birregionales para determinar la organización, el calendario y el contenido de las negociaciones”. Con altibajos se avanzó y retrocedió sin resultados positivos y luego del último intercambio de ofertas, concretado en septiembre de 2004, las que fueron rechazadas, las negociaciones quedaron interrumpidas hasta mayo de 2010, cuando ambos bloques decidieron reanudarlas, estableciéndose, después de varias prórrogas, que el intercambio de ofertas de acceso a los mercados debía formalizarse en el último trimestre de 2015. Veremos si la nueva fecha anunciada en Bruselas es la definitiva o si el reclamo de los 13 países europeos o la situación política en Brasil, que podría comenzar a definirse también en la segunda semana de mayo, obliga a una nueva postergación.


Ir al principio de la nota