Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 14 de Noviembre, 2018
Economía internacional

Mirando a China, la UE refuerza su legislación antidumping

Desde el 20 de diciembre rige en la Unión Europea (UE) la nueva legislación de defensa comercial que introdujo cambios en la forma en que el bloque comunitario tratará las importaciones objeto de dumping y subvencionadas estableciendo una metodología que será aplicable a cualquier miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en caso de comprobarse “distorsiones significativas” en el país exportador que afecten los precios y los costos de los bienes que se venden en la UE.

ImagenEl Parlamento Europeo aprobó los cambios en la legislación antidumping.
Actualmente, el método estándar para calcular un margen de dumping en el caso de los miembros de la OMC es la comparación de los precios internos en el país exportador y los precios de exportación del producto investigado. Si bien este mecanismo se mantiene, la nueva legislación permitirá a la Comisión Europea (CE) ignorar los precios y costos internos si se comprueba que se han distorsionado debido a la interferencia del Estado en la economía y no son el resultado de las fuerzas del libre mercado, sino que se ven afectados por una intervención gubernamental sustancial. En tales casos, se utilizarán otros puntos de referencia que reflejen los costos de producción y venta no distorsionados.

El nuevo marco jurídico suprime la anterior distinción entre economías de mercado y economías no basadas en el mercado a la hora de calcular el dumping, manteniendo el mismo nivel de protección del productor. Ahora, la CE sólo tendrá que demostrar que hay una “distorsión significativa del mercado” entre el precio de venta de un producto y su costo de producción. A partir de ello, podrá fijar un precio para el producto tomando como referencia, por ejemplo, el precio del producto en un país cuyo nivel de desarrollo económico sea similar o costos y precios internacionales pertinentes no distorsionados.

La nueva metodología también tiene por objeto fortalecer la legislación de la UE contra las subvenciones, de manera que, en los casos futuros, se puedan considerar plenamente las nuevas subvenciones reveladas durante el curso de una investigación y se incluyan en los derechos finales que se impongan. Además se tendrá en cuenta, por primera vez, el dumping social o entornos que puedan afectar a las empresas europeas.

La CE elaborará informes específicos sobre los países o sectores describiendo las distorsiones. En consonancia con la práctica actual, corresponderá a las empresas presentar denuncias, pero podrán utilizar los informes de la CE para fundamentar sus reclamos.

Refiriéndose a la nueva política comunitaria de defensa comercial , aprobada en a mediados noviembre por el Parlamento Europeo y confirmada en los primeros días de diciembre por el Consejo Europeo, el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, sostuvo: ” Somos y seguiremos en la primera línea defendiendo el comercio abierto, justo y basado en normas. Sin embargo, no se debe confundir eso con ingenuidad. Nuestra convicción inquebrantable y basada en los hechos de que el comercio trae prosperidad no nos impedirá defender a nuestros trabajadores y compañías con todas las herramientas legítimas cuando otros no cumplen con las reglas. Con esta nueva legislación y un nuevo conjunto de herramientas modernizadas que pronto estarán en marcha, Europa podrá seguir el ritmo y tratar con mayor eficacia las realidades cambiantes del entorno comercial internacional”. Previamente, había declarado que” las reformas no tienen como objetivo a ningún país en particular, pero nos garantizan contar con los medios para actuar contra la competencia y cumplir con las obligaciones jurídicas internacionales con China”. Por su parte, la Comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, subrayó: “La UE está abierta para los negocios. Pero también debemos proteger a nuestra industria de la competencia desleal de las importaciones, particularmente de países cuyas economías están significativamente distorsionadas debido a la interferencia del Estado”.

China reaccionó de inmediato a través del portavoz del Ministerio de Comercio que manifestó la oposición del gobierno a la nueva metodología antidumping de la UE y, al tiempo de sostener que impone estándares “engañosos” para las empresas, afirmó que “China hace reserva de sus derechos en virtud del mecanismo de solución de controversias de la OMC y tomará las medidas necesarias para proteger sus legítimos intereses”. En el ámbito del comercio exterior del gigante asiático se considera que con la adopción de la estrategia de “distorsiones de mercado”, la UE apunta simultáneamente a: salvaguardar su reputación como impulsora del libre comercio; cumplir con las obligaciones establecidas en el artículo 15 del Protocolo sobre acceso de China a la OMC y mantener la ventaja del enfoque de país sustituto,

Ir al principio de la nota