Ir a la página principal
Temas en debate

No pudieron encapsularlo

Cuando aún persistían rumores sobre su encapsulamiento, el ex titular de la Unión Industrial Argentina y actual integrante de su Junta Directiva, José Ignacio de Mendiguren (“el Vasco”) fue reelecto por unanimidad como presidente de la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados de la Nación. Al agradecer el respaldo de sus pares, el legislador de 1Pais-Frente Renovador afirmó:” Nos corresponde a todos los que integramos esta Comisión, llevar adelante la tarea en un momento en el que es fundamental discutir a fondo los problemas y desafíos del sector industrial”.

ImagenNuevo mandato de de Mendiguren como presidente de la Comisión de Industria de la Cámara baja.
De Mendiguren destacó además que “continuaremos recibiendo a todos los sectores y trabajando con todos los bloques parlamentarios por la industrialización de la Argentina”.

Una tarea difícil en un contexto adverso para todo el espectro industrial jaqueado por importaciones indiscriminadas, tarifas en alza, paridad cambiaria inquieta, presión impositiva agobiante y, cuanto menos, inflación sostenida en medio de un cambio de paradigma de crecimiento: fuerte apuesta de la administración actual a los sectores agropecuario, minero y de servicios en detrimento del único sector que ha garantizado el desarrollo a los países del mundo al que se impulsa una apertura cuando la mayor parte de las economías venden, pero no compran.

Si, en principio, el biodiésel, el acero y el aluminio encuentran vallas para mantener su inserción internacional, en especial en los Estados Unidos de Norteamérica, y una empresa de primer nivel como Arcor ( a la que consideramos más agroindustrial que metalúrgica) tiene crecientes problemas (que algunos llaman de competitividad) para sostener su posición en el mercado interno, alguien está cometiendo un error o un sinnúmero de errores. Este planteo, considerado por muchos analistas como una falta de adecuación de los decisores frente a la realidad no se circunscribe al plano de lo económico y derrama, como es inevitable, sobre el mercado laboral al que por una parte se pretende constreñir y, por la otra, transformar imaginando que un tornero puede oficiar de guía de turismo como resultado, quizás, de algún encantamiento.

En el país del “crecimiento invisible” la tarea de la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados deberá ser exigente hacia adentro, en el trabajo y posicionamiento de sus miembros y muy activa en el esclarecimiento, hacia la sociedad, de las nada sutiles diferencias que existen entre crecer fabricando satélites o atendiendo call centers.

En el anterior período legislativo, la Comisión se mantuvo muy activa en el análisis de la problemática industrial y realizó numerosas convocatorias a dirigentes y empresarios PyMIS para debatir alternativas para “ aliviar la apremiante situación que enfrenta el segmento” y a representantes de entidades empresarias para considerar la marcha de las conflictivas negociaciones del acuerdo Unión Europea-Mercosur. En la actualidad y dado el empecinamiento en que en algún segundo semestre todo mejorará, la Comisión de Industria deberá elevar la apuesta sin olvidar que dentro del propio sector industrial se avecinan cambios tecnológicos de magnitud.

En su nuevo mandato – nada fácil si se lo realiza en profundidad- de Mendiguren será acompañado en la mesa directiva de la Comisión por los diputados: Gabriela Estévez (vicepresidenta primera), Pedro Miranda (vicepresidente segundo) y Héctor Stefani, María C. Piccolomini y Federico Zamarbide (secretarios). Por su parte, Marco Lavagna,Luciano Laspina, Miguel Bazze, Axel Kicillof, Franncisco A. Furlan, Martín Llaryora, Mario Negri, Daniel Scioli, Fernanda Vallejos y Pablo Torello,entre otros legisladores, se desempeñarán como vocales.


Ir al principio de la nota