Ir a la página principal
Procesos de integración

OMC: “Hay vida después de Buenos Aires”

En la 11ª Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que tendrá lugar en Buenos Aires, de 10 al 13 del corriente mes, no se lograrán consensos ni compromisos significativos en los temas que han quedado pendientes de la Ronda Doha y en relación con los nuevos desafíos que presenta una mayor liberalización del comercio internacional. En momentos que hay una preocupación extendida por “el aumento del sentimiento anticomercio y antiglobalización”, que encuentra entre sus máximos promotores al presidente estadounidense, las expectativas están centradas en que los representantes de los 164 países que participarán en la reunión concreten “pequeños avances” y dejen un camino abierto para fortalecer, en el marco de la OMC, el sistema multilateral del comercio. Porque tal como lo señaló la presidente de la 11CM, Susana Malcorra,” hay vida después de Buenos Aires”.

ImagenLogo de la 11CM de la Organización Mundial del Comercio
Desde un primer momento las autoridades de la Organización Mundial del Comercio comprendieron que llegar “en buenas condiciones” a la capital argentina demandaría esfuerzos inesperados. Ya en julio pasado, los jefes de las delegaciones de 47 países miembros-desarrollados y en vías de desarrollo-, preocupados por” cierta inercia” detectada en los preparativos de la 11ª Conferencia Ministerial(11CM) formularon un llamamiento al resto de los países que integran la OMC instándolos a ” comprometerse constructivamente” a examinar las ideas y propuestas que se presentaban para ser consideradas en la reunión, así como” para salvar la integridad del Sistema Multilateral de Comercio y trabajar en conjunto para asegurar su buen funcionamiento”. Y es que a la mora en la consideración de negociaciones de larga data que se iban actualizando con vistas al encuentro en Buenos Aires, los “47” afirmaban que otros desacuerdos estaban afectando la actividad de la OMC, tales como el cumplimiento de las obligaciones de notificación y el desenvolvimiento normal del sistema de solución de controversias.

En ese marco, el director general de la OMC, Roberto Azevêdo, dedicó en los últimos meses sus mejores esfuerzos para que los países miembros asumieran un mayor compromiso con el éxito de la 11CM y con la identificación de las principales áreas de interés para definir su agenda. En visitas a países centroamericanos, europeos, China, Brasil, Canadá entre otros, y en reuniones con la APEC y otras organizaciones , el diplomático convocó a dar muestras de flexibilidad y pragmatismo para lograr los mejores resultados posibles en la reunión (cabe destacar que Azevedo viene alentando que se trabaje por una mayor inclusión en el comercio, al considerar que es uno de los desafíos actuales más apremiantes y un requisito previo para garantizar que todo el mundo se beneficie del progreso económico y como suele decir:“hacer que la globalización funcione para todos”).

Con los compromisos políticos necesarios, la OMC pudo seguir avanzando en los trabajos organizativos y en las negociaciones y se estima que, entre otros temas, la Agenda de la 11CM incluirá: la prohibición de los subsidios pesqueros; la reforma del comercio agrícola; la reglamentación del comercio de servicios, así como iniciar el análisis sobre el tratamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas, la facilitación de inversiones y el comercio electrónico. Respecto del sector pesquero, en las negociaciones previas se fueron acordando varias propuestas relativas a las prohibiciones de las subvenciones relacionadas con la pesca ilegal no declarada y no reglamentada y a las poblaciones sobre explotadas, que podrían ser aprobadas en la reunión, mientras que en materia de comercio agrícola puede esperarse algún consenso en materia de ayudas internas, subsidios y distorsiones que afectan a mercados internos. En el área de servicios, y si bien en Bruselas los negociadores alcanzaron un elevado grado de coincidencias, las diferencias aún existentes no permitirían elaborar un texto consensuado sobre reglamentación nacional de los proveedores de servicios .Por otra parte, y después de los avances logrados en la reunión de la 10CM, realizada en Nairobi, en 2015,en el compromiso de eliminar los subsidios a las exportaciones de bienes, se considera que “ahora el ambiente no está lo suficientemente maduro para avanzar sobre el tema”. Queda por comprobar si al final de la reunión se concretó, al menos, la expectativa del director general de la OMC de “dejar Buenos Aires con el compromiso de reforzar el sistema multilateral de comercio y con un claro camino a seguir para nuestra futura labor”.


Ir al principio de la nota