Ir a la página principal
Sectores económicos

Para la siderurgia, 2009 un año para olvidar

El Centro de Industriales Siderúrgicos informó que 2009 cerró con una producción total de acero crudo de 4.013.700 toneladas, mostrando una caída de 27,6 % respecto del año 2008 (5.541.400 toneladas). La producción fue inclusive menor en un 2,27 % a la producción de 2001 que totalizó 4.106.900 toneladas. De tal forma, en el año que acaba de finalizar la producción siderúrgica local registró el peor desempeño de la década.

ImagenA nivel global, la producción siderúrgica tuvo una fuerte caída
Si bien las perspectivas para 2010 indican una recuperación en el nivel de la demanda de productos siderúrgicos, el CIS prevé que la misma será en niveles muy inferiores a los del 2008.

En el orden internacional, la entidad empresaria estima que el piso de la crisis ya fue superado, pero algunas regiones han sufrido caídas en sus consumos de tal magnitud que llevarán años recuperarlas. Por ejemplo, en 2010 la región del NAFTA alcanzaría un nivel de demanda similar al de 1991, mientras que la Unión Europea (27 países) llegaría a niveles cercanos a los de 1992.

Confirmando informes anteriores, los industriales argentinos consideran que la gran amenaza que se avisora para el sector en 2010 es el enorme nivel de sobrecapacidad que ha quedado en la siderurgia global. “Muchos de los proyectos de expansión siderúrgica que se habían iniciado durante los años de crecimiento siguieron su curso. Así, para 2010 se prevé un sobrante de capacidad global de más de 600 millones de toneladas de acero crudo, casi 100 veces la capacidad total de producción de la Argentina. Este excedente está localizado en regiones particularmente agresivas en materia exportadora, como China con más de 200 millones de toneladas, o los países de la ex-Unión Soviética con más de 100 millones, además de Turquía”.

Por otra parte, en una reciente reunión del Comité del Acero de la OCDE se alertó sobre la agresiva política de la República China de impulsar la exportación de productos siderúrgicos y de la cadena de valor siderometalúrgica con reintegros y medidas que no se rigen por las reglas del comercio leal. De mantener el gigante asiático esta política podría provocar graves daños en las industrias de los países que puedan ser afectados por sus prácticas desleales.


Ir al principio de la nota