Ir a la página principal
Sectores económicos

Poco resto para esperar un “brote verde”

Un adelanto de las conclusiones del relevamiento realizado recientemente por el Observatorio de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA) permitió establecer que en 2018 el 78,3% de las empresas del sector tuvo caídas en su actividad productiva (54,3% más del 10% y 23,9% entre 1% y 10%), mientras que el 85% informó que disminuyeron sus ventas (59,6% más del 10% y 25,5% entre 1% y 10%) . El trabajo define como “un dato preocupante” que, a diferencia de la recesión de 2016,los efectos del menor nivel de producción y la caída en la demanda interna impactaron sobre el empleo, a pesar del carácter mano de obra intensiva del sector(el 35% de los encuestados señaló haber reducido su dotación de personal).Para los próximos meses las perspectivas no son alentadoras: el 41,3% de los empresarios considera que en 2019 empeorará la situación y otro 34,8% estima que no registrará cambios respecto del año anterior.

ImagenLa caída en la producción y en las ventas en el mercado interno impactó negativamente sobre el  nivel del empleo en el sector.
Por otra parte, la caída de las ventas de productos madereros y muebles en el mercado local, sumada a los aumentos de los costos asociados a tarifas de servicios, tasas de interés a niveles récord y algunos insumos dolarizados “condicionan la rentabilidad del sector que, en general, las empresas consideran nula”.

En materia de comercio exterior, el relevamiento del Observatorio FAIMA señala que, si bien la corrida cambiaria limitó el fuerte ritmo de crecimiento de las importaciones, las compras en el exterior de sillones y muebles de metal para el hogar siguieron creciendo a un ritmo superior al 30% anual, mientras que las exportaciones fueron impulsadas en el período por productos vinculados a los primeros eslabones de la cadena de valor de rollos de madera y tableros de fibra, al tiempo que reflejaron notorios retrocesos- del 30%- en los segmentos más elaborados de muebles, asientos y colchones.

FAIMA participa en tres meses sectoriales constituidas bajo el ala de áreas del gobierno: la Mesa de Competitividad Foresto Industrial, la Mesa Sectorial de la Madera y Muebles y la Mesa Sectorial de Uso de la Madera en la Construcción. Salvo algunos avances en la última, en las reuniones de las dos restantes no se han logrado concretar ninguno de los cambios y/ reformas impulsados por las entidades empresarias para mejorar la competitividad de los sectores representados y varios de los compromisos asumidos por los funcionarios . Al respecto, junto con la difusión del informe del Observatorio , la entidad actualizó algunas de sus propuestas que, considera, deben ser implementadas con urgencia para superar la emergencia e iniciar el camino de la recuperación de la actividad de la industria maderera y del mueble. Entre ellas, destacamos: el adelantamiento al sector mueblero de la reforma tributaria que permite descontar el 100% del mínimo no imposible de las contribuciones patronales; el relanzamiento de la Línea de Crédito de Inversión Productiva, con el objetivo de mitigar el grave problema de financiamiento PyME en el actual contexto de tasas altas; la revisión de las tasas de los programas bajo la modalidad Ahora 12,implementando una baja y volviéndolas accesibles al consumo; la ampliación a 60 cuotas de los planes de facilidades de la AFIP y la reposición de los beneficios previstos en el decreto 814/2001para estimular el empleo formal en las economías regionales.


Ir al principio de la nota