Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 14 de Noviembre, 2018
Sectores económicos

Preocupaciones: in crescendo

La producción de acero crudo correspondiente a septiembre del 2018 fue de 434.700 toneladas, un 4,5% inferior a la de agosto de 2018. En tanto, la producción de laminados en caliente ascendió a 400.900 toneladas, un 8,6% inferior a la de agosto de 2018.El reporte mensual de la Cámara Argentina del Acero consignó que de los sectores industriales usuarios sólo se mantienen demandantes-y en forma sostenida- los vinculados con la actividad energética y, fundamentalmente, con las inversiones en Vaca Muerta. La entidad también expresó su inquietud por la reciente eliminación de los reintegros y la aplicación de derechos a las exportaciones y por las negociaciones del acuerdo del Mercosur con la Unión Europea respecto del capítulo de las Reglas de Origen. En el ámbito regional, del 5 al 7 de noviembre próximo se realizará en Cartagena de Indias (Colombia ) una nueva edición del Congreso Latinoamericano del Acero (ALACERO 59).

ImagenPreocupa la eliminación de reintegros y la aplicación de derechos a las exportaciones de productos industrializados, que generan sobrecostos en los precios de venta del sector.
El informe de la Cámara Argentina del Acero subrayó que “la aplicación de derechos de exportaciones a los productos industrializados y la eliminación de los reintegros generan un sobre costo de aproximadamente 12% del precio de venta”, lo que dificulta el incremento de las exportaciones, necesarias para compensar la menor demanda del mercado interno y mantener la actividad productiva en las plantas de las empresas del sector.

La entidad también se refirió a la marcha de las negociaciones que mantiene el Mercosur para cerrar el acuerdo con la Unión Europea(UE), que están” mostrando avances en algunos capítulos y permanece la discusión respecto de las Reglas de Ortigen, tema en que ambas partes se mantienen firmes en sus posiciones dada la importancia que tiene sostener la REO de acero colado en el bloque subregional, para evitar que se triangulen productos semielaborados de bajo costo desde países con enorme sobrecapacidad comprobada.

Por su parte, el programa de ALACERO 59, que reúne anualmente a caracterizados dirigentes y empresarios industriales internacionales y regionales de la industria, economistas, funcionarios gubernamentales y representantes de organismos e instituciones ligadas al sector, contempla varios paneles con presentaciones de destacados especialistas, entre ellos :el secretario ejecutivo adjunto de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe(CEPAL),Mario Cimoli -“La política comercial de la Administración Trump y sus efectos en la región”-;el analista jefe de Investigaciones de Wood Mackenzi, Alex Griffith-“El mercado del acero en los próximos cinco años”-; el jefe de Tecnología de la World Steel Asociation, Rizwan Janjua-“El capital humano y la competitividad”, y la vicepresidente de Desarrollo Económico y Competitividad de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Idelma Restrepo de Mitchell-“Recuperar el crecimiento: reto para la economía latinoamericana”. También se abordarán: “El desafío de la globalización frente a China” ; las perspectivas de los consumidores de acero, desde la visión de la cadena de valor de la industria aeronáutico y del sector automotor, y la política industrial y el desarrollo de la fuerza de trabajo en América del Norte.

Un informe de la Asociación Latinoamericana del Acero, analizando la evolución del sector en el orden regional, consignó que en el primer semestre de 2018 el consumo de acero se mantuvo a un nivel similar a igual período del año anterior, mientras que la producción de acero crudo y de laminados creció entre enero y junio 3% y 5% respectivamente, comparado con los seis primeros meses de 2017. En el mismo período, las importaciones disminuyeron 10% y las exportaciones crecieron 3%, y, pese a que el rojo de la balanza comercial disminuyó 18% ,el signo se mantiene negativo. Al término del primer semestre de 2018 las importaciones de laminados representaron el 35% del consumo regional, lo que, según la entidad, “trae aparejado desincentivos para la industria local, fricciones comerciales y pone en riesgo fuentes del empleo”.


Ir al principio de la nota