Ir a la página principal
Economía internacional

Preocupante retroceso de la industria uruguaya

El informe elaborado por la Cámara de Industrias del Uruguay(CIU), sobre la evolución del sector en el primer trimestre de 2016, confirmó “las perspectivas de deterioro del núcleo industrial” del vecino país. Y es que si bien en el período analizado el Índice de Volumen Físico (IVF) permaneció relativamente estable -cayó 0,3%-, si se excluyen la refinería de Ancap y las empresas radicadas en zonas francas, productoras de gaseosas y pasta de celulosa, la contracción productiva habría sido significativamente superior (-3,4%). De un total de 61 sectores el 70% redujo su actividad respecto de igual período del año anterior, mientras que el Índice de Personal Ocupado (IPO), que elabora también la Dirección de Estudios Económicos de la entidad, permaneció estable, “en niveles menores que en 2002, en momentos en que el país atravesaba una fuerte crisis económica”.

ImagenLa industria uruguaya persiste en su caída
En un trabajo difundido recientemente, la economista de la CIU, Valeria Cantera, destacó que la industria uruguaya “está atravesando por una compleja coyuntura, observándose una contracción de la producción, luego de haber permanecido estancada en los últimos años y expulsando una cantidad importante de su empleo”, y para 2016 estimó que el sector “continuará enfrentando problemas de competitividad con una región que permanecerá con complicaciones económicas (haciendo referencia a la situación de Brasil y la Argentina). El menor dinamismo del mercado interno, sumado a los factores expuestos, auguran otro año de magros resultados en lo que se refiere a la actividad manufacturera local”.

El comportamiento de la industria de Uruguay en 2015 fundamenta el pesimismo de los empresarios respecto a la evolución del sector en el futuro inmediato. “El desempeño del núcleo industrial -que excluye a la actividad de refinación y de las empresas instaladas en zonas francas- fue muy negativo, al registrar una concentración del 4,5% respecto de 2014, siendo la mayor caída desde hace cinco años”. En tanto, las exportaciones de MOA disminuyeron 12% y de MOI 15% (un retroceso que volvió a observarse en los primeros meses de 2016). A su vez los precios de exportación en dólares del sector en el período analizado sufrieron el mayor retroceso interanual (12,2%) desde que se tiene registro; la inversión industrial reflejó también un importante retroceso, por cuanto el Índice de Inversión de Maquinaria y Equipos (IMEQ) del sector tuvo una declinación, en términos interanuales, del 20,8%, el nivel más alto en los últimos 12 años , y el descenso de empleo ocupado, del -6,5%, fue generalizado (el 82% de las ramas presentaron caídas a nivel de personal).

Por otra parte, e incorporando un nuevo tema conflictivo en la agenda empresarial, el gobierno uruguayo está planteando un ajuste fiscal de 460 millones de dólares (73% en aumento de impuestos y 27% en recortes de gastos). Entre los tributos que podrían ser incrementados, en caso de aprobarse la propuesta del ministro de Economía, Danilo Astori, se encuentran el Impuesto a la Renta a las Personas Físicas (IRPF) y los ingresos generados por la venta del capital, a lo que deben sumarse cambios en el régimen de tributación de empresas que, en casos específicos, representarán un aumento de la carga impositiva. En el seno de las agrupaciones políticas, incluido el gobernante Frente Amplio, se estudian alternativas a la iniciativa -hay una fuerte oposición al aumento del IRPF en las franjas menores-, y no faltan quienes se muestran partidarios de concentrar el ajuste en “los que más tienen”.


Ir al principio de la nota