Ir a la página principal
Procesos de integración

Primer round entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico

En Cartagena, Colombia, se realizó la primera reunión informativa a nivel ministerial de la Alianza del Pacífico (AP) y el Mercosur, ámbito en el que se presentaron “los objetivos, modalidades de trabajo, logros y perspectivas de los organismos multilaterales, con el objetivo de identificar potenciales en distintas áreas para concordar una mejor relación y cooperación”. El encuentro, de carácter exploratorio, fue coordinado por los cancilleres de México y la Argentina, José A. Made y Héctor Timerman respectivamente, quienes coincidieron que el diálogo entre los representantes de ambos bloques fue fructífero .Cabe recordar que la AP y el Mercosur representan ,en conjunto, el 85% de la población, el 91% del PBI y aproximadamente el 92% del intercambio comercial de América Latina y el Caribe(porcentajes en los que influyen notoriamente los indicadores de México y Brasil).

ImagenAsistencia perfecta de cancilleres en Cartagena de Indias.
Mientras el canciller mexicano destacó que el encuentro “es un espacio de buena voluntad entre dos mecanismos de integración que tienen una profunda empatía en sus objetivos últimos , en términos de generar un espacio de convivencia más armónico en la comunidad de Estados que congregan”, Timerman afirmó: “Damos la bienvenida a todo organismo, a toda institución que busca la integración y el desarrollo económico, social y político de América Latina; por lo tanto le damos la bienvenida a la AP y continuaremos dialogando y buscando puntos en común”.

Esta primera reunión, que fue convocada a instancias de la Presidenta de Chile, Michele Bachelet, se prolongará en un seminario a nivel ministerial (se anuncia también la participación de académicos y empresarios) que tendrá lugar en la capital del país trasandino el lunes 24 del corriente mes, donde se seguirá profundizando “el conocimiento entre ambos mecanismos de integración en cuanto a sus trabajos actuales y retos a futuro, de cara a posibles esquemas de colaboración”. Esta parece ser la meta de venideras tratativas. La propia Bachelet, en declaraciones formuladas en España, fue contundente al descartar una fusión entre la AP y el Mercosur, al tiempo que sostuvo que” intentará buscar la manera de que los países del Atlántico y del Pacífico se abran a otros mercados”.

Los flujos comerciales extra e intrarregionales

En un reciente informe publicado en la edición Nº l25 de la “Carta Mensual” del Instituto para la Integración de América Latina, se analizaron los principales rasgos del comercio de la AP y el Mercosur.

El principal socio extrarregional de la AP es Estados Unidos, pero su peso relativo en los flujos comerciales del bloque “está sesgado por el intenso vínculo con México, derivado de las varias condiciones que favorecen el intercambio entre países tales como la ventaja comparativa del último de los nombrados en la producción trabajo-intensiva, la cercanía geográfica y el mismo Tratado de Libre Comercio de América del Norte”. Estados Unidos es también el principal socio comercial de Colombia y el segundo de Chile y Perú.

En cambio, señala el trabajo realizado por Romina Gayá y Kathia Michalczewsky, para el Mercosur Estados Unidos tiene menor importancia relativa en sus flujos comerciales, excepto en el caso de Venezuela para quien representa un quinto del intercambio total. “Esto está relacionado con la escasa complementariedad entre las otras economías del bloque subregional y la de Estados Unidos. Muchas economías de las producciones en las que las primeras exhiben una alta productividad también son significativas en la economía norteamericana, en particular las actividades agropecuarias”.

Si bien para el Mercosur la región de mayor relevancia para el intercambio es Asia Pacífico-sobresale China, con quién en la última década “se crearon importantes vínculos complementarios” -para dos países de la AP el comercio con aquella región es significativo ya que “absorbe la mitad de las ventas externas chilenas y casi un tercio de las peruanas, en las que participan mayoritariamente minerales y metales”.

Por su parte, la Unión Europea (UE) detenta una mayor participación en los flujos totales del Mercosur que en los de la AP. No obstante que los países de la última cuentan con acuerdos de asociación con el bloque europeo (Chile y México desde hace más de una década y Colombia y Perú, más recientemente).En cambio, sigue demorada la negociación del acuerdo birregional entre el Mercosur y la UE, estando pendiente el intercambio de las respectivas ofertas técnicas. A quince años de iniciadas las tratativas, aseguran en fuentes diplomáticas, el proceso debería ingresar en una etapa decisiva, ya que en varios países de ambos bloques se reiteran las propuestas de encaminar acuerdos individuales (posibilidad que está vedada para los miembros del Mercosur).

Al analizar los flujos comerciales entre los países de la AP y del Mercosur, las consultoras del INTAL subrayan que un rasgo común de ambos acuerdos es que presentan niveles de comercio intrarregional bajos: “esta condición no es sorprendente si se considera que las especializaciones internacionales de estos países los vinculan intensamente con socios extrarregionales”.

En el caso de la AP, México es el país que tiene menor intensidad en el vínculo comercial con los propios socios (Colombia, Perú y Chile representan entre 5% y 7% de sus ventas externas y entre 8% y l3% de sus importaciones. “Ello se justifica en la escasa complementariedad resultante de la similitud de la especialización exportadora y el antes mencionado vínculo de México con Estados Unidos”.

En cuanto al Mercosur, el propio mercado es más relevante que en la AP .Las exportaciones dentro del bloque (sin considerar Venezuela) representan entre l2%-caso Brasil-y 45%-caso Paraguay- del total y se dan porcentajes similares en las importaciones El informe subraya que “un aspecto bastante llamativo es que para la AP el comercio con los países del Mercosur gravita más que el propio comercio dentro del acuerdo, tanto en las exportaciones como para las importaciones. Asimismo, la AP resulta un socio comercial no marginal para los países del bloque subregional sudamericano, con excepción de Venezuela”.


Ir al principio de la nota