Ir a la página principal
Temas en debate

Puentes y caminos hacia el desarrollo

El V congreso de Políticas de Ingeniería, organizada por el Centro Argentino de Ingenieros, otorgó el marco a la “Jornada sobre Industria e Innovación Tecnológica” animada por un extendido grupo de funcionarios, empresarios y especialistas convocados por Israel Mahler y Juan Carlos González para consensuar la importancia de establecer políticas orientadas a optimizar la competitividad productiva a nivel nacional, regional y global.

ImagenLos objetivos de la jornada fueron precisados por Mahler, Guitelman y Bacher.
En un ambiente en el que primó la seriedad de ponencias que subrayaron la importancia de hacer confluir los sistemas productivo y científico tecnológico, la necesidad de profundizar la promoción de la enseñanza técnica y de la ingeniería en todas sus ramas fue una consecuencia esperada y comprensible. Menos claro fue el presupuesto de lograr un aumento sustantivo de la inversión en investigación y desarrollo -del 1,5% del PBI en un lapso de 4 años- que quedó más como una expresión de deseos que como objetivo practicable. Pero fue evidente la unanimidad de criterios que existió para apoyar a la Investigación y Desarrollo (I+D) como un factor esencial para impulsar nuevos procesos y bienes, para renovar estrategias tendientes a sostener o captar mercados y para mejorar la productividad.

La jornada se abrió con las ponencias de Adolfo Guitelman y Carlos Bacher que, junto a Mahler, encabezaron el encuentro precisando sus objetivos. Acto seguido fue el turno de Alejandro Ceccatto, secretario de Articulación Científico Tecnológica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva quien enfocó su disertación en los cambios que se están llevando adelante para mejorar la vinculación entre el sistema científico-tecnológico y el aparato productivo con el objetivo último de satisfacer en forma creciente las demandas sociales.

A media mañana fue el turno del cuarteto compuesto por Marcelo Romani, director de Tenaris University, Javier Tizado, de Tubos Trans Electric , Sandra Fernández, de la Universidad de Tres de Febrero (UNTREF) y Pablo Narvaja, secretario permanente del Consejo Nacional de Educación, Trabajo y Producción (INET). Los expositores subrayaron la urgencia en mejorar la calidad de la enseñanza en todos los niveles y enfáticamente en el nivel secundario, meta que ha sido planteada como indispensable también en otros ámbitos. En la oportunidad también fue destacada la importancia de las iniciativas educativas que se llevan adelante en las empresas, en la medida en que resuelven problemas específicos y son el resultado de la aplicación de currículas concretas. Estos emprendimientos, en general exitosos, dan pie al pedido de mayor apoyo estatal a todas aquellas iniciativas que mejoran la articulación público-privado.

Especialmente mencionada la importancia de la escuela técnica, los expertos coincidieron en la necesidad de que se vuelva a impartir una capacitación práctica que se haga efectiva en talleres y laboratorios equipados en forma eficaz.

La experiencia recogida en materia de Gestión Tecnológica, la nueva especialización universitaria, demuestra que es una iniciativa que debe sostenerse en el tiempo, a la vez que estar sujeta a frecuentes evaluaciones de los resultados obtenidos. El motivo es practicar la posibilidad de producir cambios en la orientación de la especialización para que sea funcional a las necesidades de los sectores productivos a los que es destinada.

El desarrollo del módulo sobre la industria alimenticia y la biotecnología, moderado por Miguel Velardez, director general de Gestión y Actividades Científicas y Tecnológicas del gobierno porteño, permitió escuchar a algunos de los nombres más reconocidos del sector. Tal el caso de Gabriel Raya Tonetti, director de Vinculación Tecnológica de Arcor; Gustavo Grobocopatel, de Los Grobo Agropecuaria S.A. o Graciela Ciccia, directora de Investigación y Desarrollo del Grupo Insud.

Es imposible negar el avance en productividad y competitividad alcanzado por los distintos eslabones que integran la cadena de valor de la industria alimenticia, uno de los sectores más activos de la vida económica nacional y a nivel regional con fuerte inserción en los mercados internacionales. Es este un sector de muy alto desarrollo como consecuencia de la constante incorporación de los últimos adelantos científicos y tecnológicos tanto en maquinaria y equipos como en los procesos utilizados. Otro tanto ocurre en el área farmacéutica, fuertemente vinculada con laboratorios universitarios e institutos de investigación, que incrementó la producción de fármacos destinados al tratamiento de enfermedades complejas.

Los panelistas señalaron que la tan ansiada y necesaria participación del sector privado en I+D podría estimularse reviviendo sistemas de desgravación impositiva adaptados a las actuales condiciones en que se mueve el sector económico-financiero.

Cuando fue el turno de la industria del plástico y los materiales compuestos, moderado por Mario Tonelli, de Ecoplas, ocuparon el estrado Daniel Gonorazky de 3M Argentina; J. Caminero Gomes, de Dow; Andrzej Tollocko, de Cabelma y el licenciado Claudio Allegrino, responsable de Proyectos Especiales en el área de Pinturas Industriales de BASF.

En sus intervenciones recordaron que es un sector productivo estrechamente ligado a otras actividades industriales, desde la industria alimenticia hasta la automotriz, que tiene una fuerte impronta PyME y mantiene su actividad en todo el territorio nacional. Su largo historial le permite demostrar que, a lo largo del tiempo, siempre tuvo una notable capacidad de adecuación a los requerimientos cambiantes y cada vez más exigentes de un mercado en crecimiento y altamente diversificado.

La versatilidad exhibida por el sector, según se reconoció, ha sido la consecuencia directa de la constante incorporación de los avances científicos y técnicos producidos tanto a nivel de las materias primas como en los procesos productivos, muchos de los cuales se encuentran ligados a la temprana incorporación de las empresas del sector al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) en el que fue conformado un Centro de Investigación de alto nivel tecnológico.

Por otra parte y conscientes del valor de la preservación y cuidado del medio ambiente, en el encuentro se subrayó que la industria plástica desarrolla un programa permanente de mejoras en los procesos y en el tratamiento final de residuos y envases.

La temática de los parques industriales –largamente tratada en el Nº 233 de Informe Industrial – fue confiada a Horacio Lamberti de de la Municipalidad del partido bonaerense de Almirante Brown, quien se explayó sobre la importancia de esos agrupamientos fabriles para estimular la sinergia industrial inter e intra sectorial.

La esperada mesa redonda sobre el sector energético, moderada por Julio Bermant, director del Departamento de Tecnología y Formación de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA), convocó a Norma L. Boero, la presidenta de la Comisión Nacional de Energía Atómica, a quien acompañaron Osvaldo Calzetta, gerente de Proyecto del CAREM; Santiago Sánchez Pla, del área de Investigación y Desarrollo de la Aceitera General Deheza, Rubén Sánchez Perco, director comercial de IMPSA Wind y el doctor Ricardo Bronstein, de Laring SRL.

Iba a ocurrir y ocurrió que se enfatizara la necesidad de una planificación de mediano y largo plazo para estimular convenientemente el desarrollo de fuentes de energías alternativas no contaminantes, cuestión que debería ser abordado por el Estado y también por la sociedad, dada la necesidad de disminuir la dependencia extrema del país de los combustibles fósiles para la generación de energía eléctrica.

Por otra parte, los panelistas subrayaron que, en nuestro país, es fácil demostrar la capacidad de desarrollar fuentes de generación de energías alternativas no contaminantes con sólo exhibir la construcción de modernos reactores nucleares de baja potencia; generadores eólicos de última generación, turbinas hidráulicas para variadas prestaciones; una eficiente elaboración de biocombustibles y la producción de baterías de litio que espera su pronto y conveniente abastecimiento interno.

Diego Coatz, economista jefe del Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (CEU-UIA), cerró el encuentro con una disertación en la que convocó a profundizar un modelo productivo que pivotea en el agregado de valor como clave de un desarrollo sustentable que le permita al país una mejor integración interior y regional y una más efectiva inclusión social.


Ir al principio de la nota