Ir a la página principal
Temas en debate

Se agudiza la primarización de las exportaciones uruguayas

En su Informe Anual de Exportaciones de Bienes , la Cámara de Industrias del Uruguay llama la atención sobre el importante cambio observado en la estructura de exportación del vecino país en los últimos diez años: en 2005 las ventas externas de bienes primarios representaban el 18% del total mientras que en 2014 llegaron a justificar el 35% del total. Este importante aumento de la participación de productos primarios en la oferta exportable uruguaya “ha explicado en parte el retroceso de las exportaciones industriales (MOA y MOI) en el último período: del 74% del total en 2005 al 63% en 2014”.

ImagenCon destino al mercado argentino caen significativamente las exportaciones uruguayas.
Las exportaciones uruguayas de bienes crecieron levemente en 2014respecto del año anterior, al totalizar 10.478 millones de dólares (10.368 millones en 2013). Pese a la recuperación verificada en los últimos años en las ventas externas del vecino país (llegaron al nivel previo a la crisis de 2009) no recobraron su contribución al PIB del Uruguay, ubicándose en alrededor del 19%.

Por otra parte, y considerando las exportaciones del “núcleo” de la industria (sin tomar en cuenta el comportamiento de zonas francas), el informe confirma la tendencia hacia una mayor comercialización de productos industriales basados en materias primas agropecuarias en detrimento de aquellos bienes producidos en base a materia prima de origen industrial.

Carne y despojos comestibles fue el principal producto de exportación del Uruguay en 2014, justificando el 19% del total de bienes colocados en los mercados externos y ubicando al país en el sexto lugar entre los países exportadores de carne bovina. En el mismo período, las ventas al exterior de semillas y granos, en particular de soja, representaron el segundo producto de exportación del país (18% del total) cuando en 2005 apenas justificaron el 3% del total exportado. En este caso, el vecino país se posicionó en el quinto lugar del ranking de exportadores de soja.

Por su parte, el capítulo cereales ocupó en 2014 la tercera posición con el 9% de total (el 60% correspondió a las exportaciones de arroz y el 37% de trigo) mientras que lácteos fue el cuarto capítulo de exportación, representando el 9% del total colocado en el exterior. Cabe destacar que a partir de 2013 se verificó un importante descenso de las ventas del sector en los mercados externos con motivo del deterioro de los precios internacionales y la caída de las colocaciones en Venezuela (en 2014 representó el 34% del total de lácteos exportados).

Las exportaciones de bienes desde zonas francas representaron en el año anterior el 9% del total (en 2010 llegaron al 14%), explicado por las ventas de una empresa de bebidas sin alcohol (instalada en la Zona Franca de Colonia) y de las colocaciones de celulosa de UPM (ex Botnia), a la que se sumó a fines de año la entrada en producción de la segunda planta instalada en el país (Montes del Plata), lo que redundará en un mayor protagonismo de las zonas francas en el comercio exterior del Uruguay.

Por su parte, plásticos y sus manufacturas, vehículos industriales y sus partes y productos farmacéuticos fueron los principales productos bajo la categoría de MOI. “En los últimos años, la pérdida de competitividad con la región, la concentración de la demanda en los países vecinos así como las trabas impuestas por la Argentina en 2012, impactaron negativamente en el desempeño de la mayoría de las exportaciones de este tipo de productos”, subraya el informe.

En otro trabajo -“La situación comercial con la Argentina e impactos en la industria nacional”-, la Dirección de Estudios Económicos de la CIU, a cargo del economista Sebastián Pérez, estima que “el sector manufacturero habría perdido 2.300 puestos de trabajo directos por mantener un comercio con la Argentina plagado de restricciones durante los últimos años”. En términos de empleo fueron particularmente afectadas “la fabricación de prendas de vestir, tejidos de punto, artículos de papel y plásticos. En materia de restricciones, las DJAIs resultaron para los empresarios consultados la mayor dificultad a la hora de exportar a dicho país”.

El informe -que resume los resultados de un reciente relevamiento efectuado entre empresas exportadoras de diversos sectores- también destaca que “persiste la problemática para el cobro de las ventas con destino a la Argentina, dada la escasez de divisas”.

En el período 2011-2014 las exportaciones de bienes uruguayos con destino al mercado argentino acumularon un descenso del 31%; y las colocaciones al mismo destino representaron en 2014 solo el 4% cuando a mediados de la década del ’90 llegaron a alcanzar el 20% del total exportado por el vecino país.

Ir al principio de la nota