Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 23 de Octubre, 2019
Economía internacional

Todas las voces

Ante la negativa de la Corte Suprema de los Estados Unidos a tratar el diferendo entre la República Argentina y los fondos buitre, buena parte de las centrales empresarias levantaron su voz para hacer conocer su opinión. Días antes, miembros del oficialismo y de partidos de la oposición habían coincidido en los Estados Unidos para exteriorizar una posición común en defensa de los intereses de nuestro país virtualmente empujado al default o a pagar a los fondos buitre el valor nominal de sus bonos con las reservas del Banco Central en un sólo pago y en efectivo.

ImagenOficialismo y oposición en defensa de los intereses del país.
Algunos comunicados fueron del tipo analítico, otros escuetos pero significativos y no faltaron los excesivamente cuidadosos.

La Unión Industrial Argentina exteriorizó su preocupación por "los potenciales efectos sobre el conjunto de la economía argentina" de la decisión del máximo tribunal de los Estados Unidos y recomendó avanzar hacia "la búsqueda de una solución orientada al desarrollo de la producción, la inversión y el empleo".

Ante ese fallo Jaime Campos,presidente de la Asociación Empresaria Argentina- AEA- considera necesario involucrar a todos los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil en el análisis de los pasos a seguir y “aprovechar todas las instancias de diálogo que admite la situación, para contribuir a resolver una controversia que ha impedido una plena inserción de la Argentina en los mercados financieros y de capitales internacionales”.

El titular de la UIA bonaerense, Osvaldo Rial, señaló que la institución acompaña la posición del gobierno porque defiende los intereses de la Nación y de los bonistas que confiaron e ingresaron a los canjes de deuda en 2005 y 2010.

El titular de la CGE, Ider Peretti, pidió "trazar una estrategia sostenible de pago" para "preservar los resultados obtenidos en estos últimos once años en materia económica y social e invitó a la dirigencia empresarial a "continuar la senda del desarrollo con inclusión social, a través de la reindustrialización, la tecnificación, el aumento de las inversiones y la sustitución de importaciones".

Desde la Confederación General Empresaria -CGERA- se señaló que “el país, se enfrenta hoy a una nueva instancia de sometimiento propiciada por los fondos buitre y que de la decisión conjunta de todos los argentinos dependerá elegir no volver al pasado y continuar honrando nuestras deudas, asumiendo un compromiso que sea viable para la República, sin dejarse extorsionar por quienes defienden los intereses de los especuladores”.

La Asociación de Importadores y Exportadores de la República Argentina –AIERA- considera que “el nuevo escenario planteado luego de la no revisión de la Corte implicaría la transferencia de reservas, que representan el ahorro y el esfuerzo de todo el pueblo argentino, a un grupo de especuladores financieros internacionales que abusa de una situación de privilegio y pone en riesgo un proceso de normalización de deuda, aceptado por más del 92% de los acreedores y apoyado por la gran mayoría de los partidos políticos con representación parlamentaria”.

El titular de la Asociación de Bancos Argentinos –ADEBA- y presidente del Banco Macro, Jorge Brito, evaluó que ésta situación "no sólo perjudica el panorama de la deuda argentina, sino que también sienta un mal precedente para futuras consolidaciones de deudas soberanas que puedan necesitar otros países". Y continuó diciendo que “es por eso que tanto el gobierno de los Estados Unidos y, entre otros, funcionarios del FMI y el gobierno de Francia, habían defendido la postura argentina de hacer valer el acuerdo alcanzado con un porcentaje muy elevado de acreedores" para entablar negociaciones con los que quedaron fuera del canje.

Por su lado la Asociación de Bancos de la Argentina – ABA- evaluó que la situación "debe asumirse como una oportunidad para que Argentina cierre definitivamente y de la mejor manera posible el problema con los holdouts". La entidad, que nuclea a los bancos de capital internacional, consideró que la negociación "se impone como la actitud a seguir" en relación con los acreedores todavía existentes y que ésta es una estrategia que debería ser apoyada por "el conjunto de la dirigencia política y por los actores económicos y sociales".

El diario “Le Monde” señala que ésta decisión (la de la Corte Suprema de los Estados Unidos) es inentendible y orienta al default a la tercera economía de América Latina.


Ir al principio de la nota