Ir a la página principal
Temas en debate

UIA pide no reconocer a China como economía de mercado

Firmada por el Presidente Adrián Kaufmann Brea y el Secretario Juan C. Sacco la Unión Industrial Argentina envió una carta a la Ministra de Relaciones Exteriores y Culto, ingeniera Susana Malcorra, con copia al Jefe de Gabinete, licenciado Marcos Peña, al Ministro de la Producción, ingeniero Francisco Cabrera y al Ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, licenciado Alfonso Prat Gay en la que se argumenta porqué China no puede ser considerada una economía de mercado y cómo sus exportaciones, a precios irrisorios, son realizadas en condiciones de competencia desleal. La solicitud se articula en los reclamos elevados a la entidad de cúpula por los socios plenarios sectoriales y regionales y fomenta la larga lista de reclamos que han realizado otros países de la región entre los que se encuentra la Confederación Nacional de Industria (CNI) de Brasil. Publicamos en exclusiva el texto completo remitido por la central fabril a las autoridades nacionales:

“La Unión Industrial Argentina (UIA) en representación de todos sus socios, manifiesta su preocupación ante las implicancias negativas de un eventual reconocimiento de la República Popular China como economía de mercado por parte de la República Argentina en las actuales circunstancias.

El problema de reconocer a China como economía de mercado está directamente vinculado con las disposiciones contenidas en el Protocolo de Adhesión de China a la Organización Mundial de Comercio (OMC), que se refieren al uso de las medidas antidumping respecto a las importaciones de ese país. Estas disposiciones están detalladas en el párrafo 15 de dicho Protocolo y habilitan a los países miembros de la OMC a utilizar precios y costos de terceros países en las investigaciones por presunto dumping contra bienes originarios de China.

Al respecto, y si bien una de las disposiciones incluidas en dicho párrafo 15 vence el próximo 12 de diciembre de 2016, el resto de las disposiciones del mismo siguen vigentes. Estas disposiciones continúan permitiendo utilizar precios y costos en terceros mercados para la comparación de precios en investigaciones por presunto dumping y así enfrentar la competencia desleal.

Sin embargo, si el país importador reconoce unilateralmente a la República Popular China como economía de mercado antes que estén claramente presentes dichas condiciones, pierde esta capacidad de enfrentar esta competencia desleal y los derechos antidumping perderán todo sentido.

La realidad de funcionamiento de la economía china muestra que la producción de bienes se realiza en condiciones que no pueden considerarse como de economía de mercado. Estos bienes son exportados a precios irrisoriamente bajos y en condiciones de competencia desleal.

Una evidencia de esta situación pudo verse en ocasión del reciente Examen de Política Comercial de China en la OMC, donde los países miembros señalaron la diversidad de situaciones que siguen existiendo en China y que afectan la formación de precios en todos los sectores productivos, debido a las distorsiones en el funcionamiento de la oferta y la demanda.

Por lo tanto es fundamental que, en el actual contexto, Argentina no altere las normas vigentes a los fines de la comparación de precios en las investigaciones por presunto dumping en las importaciones de bienes originarios de China.

En el caso de que Argentina otorgue este reconocimiento a favor de China, se producirá un grave desvío del comercio de productos chinos hacia nuestro país. El ingreso de estos bienes en condiciones de competencia desleal y precios artificialmente bajos, impactará de forma inmediata, y desde ya negativa, sobre el entramado productivo de la industria nacional y sobre los puestos de trabajo que lo sostienen.

En este sentido, resulta necesario destacar que, a partir del año 2003, China ha ido ganando participación aceleradamente en el total de las importaciones argentinas, pasando de 5,2% en 2003 a 19,7% en 2015.

A su vez, mientras que el 75% de las exportaciones argentinas a China se concentró en poroto y aceite de soja, la totalidad de las importaciones argentinas desde ese país correspondió a manufacturas.

En la última década la situación comercial externa con China pasó de un superávit acumulado en el período 2002 a 2007 de 5.139 millones de dólares, a un déficit acumulado en el período 2008 a 2015 de 30.690 millones de dólares. Tomando en cuenta el comercio bilateral de productos industriales, el déficit alcanzó los 74.046 millones de dólares en ese mismo periodo.

Reconocemos la importancia de China para numerosos sectores de la industria nacional y para la economía argentina en general. Aun así, reiteramos que China no cumple todavía con los requisitos necesarios para ser considerada una economía de mercado, y que cualquier decisión en sentido contrario implicará consecuencias negativas para la economía y la industria argentinas que superarán ampliamente a los beneficios que se pudieran alcanzar con un eventual reconocimiento.

Quedando a disposición para ampliar lo aquí expuesto, mucho agradeceremos ser informados de la decisión de las autoridades sobre este tema.”

Ir al principio de la nota