Ir a la página principal
Secciones
Miércoles 22 de Noviembre, 2017
Sectores económicos

Un autoanálisis del sector foresto-industrial

“La cadena de valor foresto industrial tiene la capacidad de ofrecer soluciones competitivamente económicas, eficientes y sustentables y de calidad a los desafíos en materia de déficits habitacionales y como respuesta a las casas procedentes de China”, fue una de las principales conclusiones del 136º Congreso de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA). Y como una vía para demostrar esa capacidad, el sector “se encuentra expectante de los resultados que se logren en los dos ámbitos de la Mesa Intersectorial de uso de la madera en la construcción y de la Mesa sectorial de madera y muebles” (la primera organizada por los Ministerios del Interior, Obras Públicas y Vivienda y de Agroindustrial y la segunda próxima a ser lanzada por la Subsecretaría de Industria).

ImagenAutoridades nacionales, el presidente de la UIA y directivos de FAIMA en la apertura del congreso.
En el Congreso de FAIMA, que deliberó recientemente en Buenos Aires, también se coincidió en que “el tratamiento de los residuos de madera en la generación de energía representa una oportunidad para el sector, tanto para el abastecimiento como para la generación de un nuevo mercado de cara a una reconfiguración de la matriz energética nacional”, así como que la innovación en diseño, la incorporación de intangibles en la industria maderera y la capacitación de los trabajadores en un sector de mano de obra intensivo son claves para la competitividad.

Durante el desarrollo de la reunión, directivos de FAIMA actualizaron la información sobre la situación de la cadena foresto industrial: la producción se contrajo un 10,2% en 2016; el retraso productivo fue acompañado por una fuerte caída de las ventas y el aumento de costos, por lo que el sector opera con bajos niveles de rentabilidad, a lo que se sumó el incremento de las importaciones que provocó la caída en la actividad de varias ramas de la industria.

Respecto de la importación de casas prefabricadas de origen chino, en su momento FAIMA había alertado el impacto negativo de los acuerdos firmados con el gigante asiático, que contemplaba el financiamiento de 14.000 unidades de esas características con destino a viviendas sociales. Al mismo tiempo, sus directivos mantuvieron reuniones con funcionarios, entre ellos el Subsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal, que confirmaron la compra y les aclararon que el acuerdo contempla que las viviendas serán armadas en el país bajo condición de 100% de mano de obra local y la incorporación de un piso de al menos 50% de insumos de producción nacional. Por otra parte, les informaron que es intención del gobierno sumar en sus planes de vivienda las opciones de construcción con madera.


Ir al principio de la nota