Ir a la página principal
Temas en debate

Un beneficio para todos

Celebramos el bicentenario de una revolución que significó el comienzo del cambio de la lógica imperante hasta 1810. Es el momento de revisar la que hoy nos rige con sus valores y prácticas y de repensar los modos de construir una realidad más justa, en crecimiento, y en paz con el medio que nos rodea., que nos haga más felices a todos sin exclusiones.

ImagenBeatriz García
Escribe Beatriz García - Gerente del Organismo Argentino de Acreditación, Presidenta de la Cooperación InterAmericana de Acreditación

Para ello, “zapatero a tu zapato”: Hemos presenciado en las décadas recientes el desarrollo, a nivel local e internacional de la acreditación, de la normalización y de los resultados de la evaluación de la conformidad, de certificaciones, de informes de laboratorios, de inspecciones, de elementos que constituyen el andamiaje del complejo y popularizado y muchas veces desvirtuado concepto de “calidad”.

• Las virtudes. Cuando son aplicados con estricto respeto a las normas y procedimientos, respaldan productos y servicios en aspectos de seguridad, desempeño, consumo energético, eficiencia productiva, efectos ambientales y sociales en su elaboración, uso, consumo y disposición, para hacer más transparente su producción y más confiables para las personas, el medio ambiente y la producción, es decir para la sociedad toda.

• Los defectos. Son frecuentemente usados como barreras técnicas para dificultar el comercio entre países y regiones, lo que afecta especialmente a los países de menor desarrollo relativo y pueden ser utilizados y publicitados de forma engañosa para el comprador, usuario o consumidor.

• Los desafíos. La normalización debe continuar profundizándose y extendiéndose en temas técnicos, económicos y sociales utilizando a rajatabla su concepto fundamental basado en el consenso logrado mediante la participación de todos los sectores de la sociedad interesados tanto cuando se realiza a nivel nacional como internacional. De este modo, nos aseguraremos que la misma represente y beneficie al conjunto y no presente sesgos con intereses sectoriales.

La acreditación, representada en nuestro país por el Organismo Argentino de Acreditación (OAA), cumple con una sus principales funciones eliminando barreras técnicas al comercio y contribuyendo así a mejorar la competitividad de las empresas, al crecimiento de la economía y a la generación de empleo. Para ello, ha sido evaluado y es firmante de Acuerdos Multilaterales en las Organizaciones Internacionales y Regionales de acreditación, lo que permite que los productos y servicios respaldados por certificaciones, inspecciones y ensayos de laboratorios debidamente acreditados, tengan asegurada la aceptación en el mercado global.

Su otra gran función es servir como instrumento confiable para las Autoridades Regulatorias en materia de salud, seguridad, alimentación y medio ambiente garantizando, mediante evaluaciones de alta competencia técnica, transparencia, confidencialidad e imparcialidad, el cumplimiento de los requisitos establecidos para la seguridad de las personas y la protección ambiental. Ésta función se complementa con un sólido sistema normativo para ser utilizado por el Estado.


Ir al principio de la nota