Ir a la página principal
Reportajes

Un potencial que debe ser aprovechado

El licenciado Gustavo H. Nadal es un estudioso de la problemática del medio ambiente y del desarrollo de las energías renovables. Investigador de la Fundación Bariloche, ha publicado numerosos estudios y participado en congresos nacionales e internacionales que lo contaron como conferencista y expositor de trabajos sobre tecnologías ambientales y sistemas de gestión energética, entre otros temas de su especialidad. En diálogo con Informe Industrial, analizó el presente y las perspectivas futuras de las energías renovables en nuestro país.

ImagenGustavo Nadal
–¿Cuál es el panorama de las energías renovables en el país?

–Si bien a corto plazo aún existen diversos problemas a superar, creo que a mediano y largo plazo el panorama es bueno, especialmente para la energía eólica, la biomasa y la solar térmica y termoeléctrica. Esto se debe a una conjunción de experiencia incipiente y capacidad existente, potenciales costos competitivos y disponibilidad de recursos. Sin embargo, existen diferencias importantes dependiendo del área deque se esté hablando.

–El Poder Ejecutivo reglamentó finalmente la ley 26.190. ¿Considera que el texto despejó las dudas e incertidumbres que había provocado su demora?

–Todavía existen aspectos que deben definirse. El más importante se relaciona con el dictado de normas definiendo los criterios técnico-económicos para el cálculo de la remuneración adicional para cada tipo de proyecto (artículo 14 del decreto 562/2009), ya que las remuneraciones citadas en la ley han quedado desactualizadas. Adicionalmente, la experiencia con los incentivos definidos por la ley 25.019 no sienta un buen precedente en la relación a la estabilidad temporal, y estimo que desde el punto de vista de un inversor privado serán necesarias más señales de apoyo para promover una difusión masiva de las energías renovables. Puntualmente, los potenciales inversores reclaman garantías para el pago de la remuneración para los proyectos renovables. A pesar de todo esto se está viendo cierto movimiento en las áreas eólica, biomasa y geotermia.

-La ley estableció la meta de alcanzar el 8% en la participación de las fuentes renovables en el consumo eléctrico nacional en un plazo de 10 años ¿Es un objetivo posible, teniendo en cuenta quelos inversores privados han declarado que los incentivos enunciados en la ley no son suficientes a lo que se suman las restricciones en el financiamiento?

-Es un objetivo posible pero de difícil cumplimiento en el plazo establecido por la ley sino se ponen en marcha políticas y mecanismos de promoción que complementen y brinden efectividad a los ya existentes (que además poseen aspectos regulatorios pendientes ya citados). Abastecer el 8% de la demanda con fuentes renovables implicaría la instalación de alrededor de 2.500 a 3.000 MW al año 2016, dependiendo del tipo de central y de la evolución de la demanda. Como referencia se puede decir que el programa “Generación Eléctrica a partir de Fuentes Renovables”(GENREN) que lanzó el Gobierno Nacional plantea la instalación de unos 1,050MWe de renovables al año 2012. La generación renovable actual (servicio público, excluyendo la hidro >30MW) representa alrededor del 1,5% de la generación de energía renovable para Servicio Público. Es interesante acotar aquí que el Gobierno Nacional ha prorrogado por tres meses el plazo para la presentación de ofertas de proyectos renovables en el marco del programa GENREN.

Como destacamos antes, en el sector eólico ya hay cierto movimiento a raíz de la reglamentación de la ley y antes de fin de año se lanzarían licitaciones por más de 300MW en varias provincias (Chubut, Córdoba, La Rioja). Resta por ver si se presentan inversores interesados en llevar adelante estos proyectos.

En cuanto al proyecto de central geotérmica de Copahue de 30MW, dos empresas privadas ya han manifestado su interés en el mismo. Esto lo mencionamos a título de ejemplo ya que permanentemente surgen novedades de diversos proyectos/licitaciones.

En relación a la disponibilidad de financiamiento, un dato interesante es que el gobierno de La Rioja está en tratativas con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil para financiar una de las etapas del parque eólico de Arauco.

De todas formas, más allá del objetivo de generación fijado por ley, es necesario no perder de vista cuáles son los objetivos que deberían estar detrás de la incorporación progresiva de potencia renovable al Sistema Interconectado Nacional (SIN) y que tendrían que constituir el marco para realizar una evaluación: desarrollo de capacidad local y empleo; aporte a la seguridad de abastecimiento; acceso a la energía; aprovechamiento de recursos renovables disponibles y que en algunos casos representan un riesgo ambiental; evaluación de la respuesta del SIN a la incorporación de fuentes variables de generación; diversificación de la matriz energética y menor dependencia del gas natural y derivados. En particular la últimanorma (decreto 562/2009) para definir la remuneración adicional, prioriza la sustitución de combustibles fósiles, la participación de la industria nacional, la creación de empleo y la rápida puesta en marcha.

–La Fundación Bariloche en el marcodel proyecto REEEP, y en conjunto con la Secretaria de Energía, ha realizado una encuesta para identificar otros problemas que pueden demorar el cumplimiento del aquella meta, así como formular propuestas para superarlos ¿Puede adelantarnos algunasconclusiones del trabajo?

–Los resultados de la encuesta han sido sumamente valiosos, y confirman en términos generales la percepción de las barreras que teníamos previa a su realización. Un importante número de actores del área de las energías renovables participó de la misma, con una buena representación de casi todo el país y del ámbito académico.

En relación a las barreras que afectan el desarrollo de las energías renovables en la Argentina, los encuestados perciben quelas barreras de índole institucional y económico/financieras serían las más importantes a superar. En particular, las primeras se consideran prioritarias ya que condicionan la existencia de otras barreras, y reflejan problemas políticos y una capacidad limitada de los organismos responsables de formular e implementar políticas y coordinar actividades y actores. En este sentido, se reclama una mayor participación del Estado, incorporando en forma efectiva a las energías renovables en la política energética, implementando un marco institucional favorable a las mismas y fortaleciendo a una institución pública lo más independiente posible para la formulación de objetivos, coordinación y apoyo a las diversas iniciativas existentes.

En elámbito económico/financiero, se percibe falta de apoyo y continuidad.

También se reclama la participación activa del Estado para reducir los costos de las tecnologías y hacer frente a las inversiones. Se destaca el rol que podría cumplir la banca pública para el desarrollo de proyectos de energías renovables.

En segundo término se ubican las barreras de carácter regulatorio. Aquí se menciona que debería mejorarse el marco normativo, brindándole mayor coherencia, estabilidad, claridad y flexibilidad. También se reclama la revisión de los incentivos asociados con la ley 26.190, y la eliminación de restricciones no fundamentadas a la incorporación de generadores renovables al Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) y el acceso a las redes.

Porúltimo, los encuestados no asignan mucha prioridad a las barreras sociales y técnicas. En esta última área se destaca la capacidad local en recursos humanos, aunque se la considera sub-utilizada en relación a su potencial.

También se resalta la necesidad de capacitación periódica en diversas áreas.

La calidad del equipamiento se considera buena pero heterogénea, sugiriéndose la implementación de un programa de certificación de equipos, instalaciones y modernización de líneas de producción.

– A su juicio, y en referencia a las fuentes de energía renovables no fósiles contemplados en la ley, ¿qué acciones específicas deberían implementarse para potenciar su desarrollo y participación en la matriz energética?

–Aunquelas siguientes acciones en general no están asociadas a una tecnología específica, considero que representan un conjunto básico para intentar superar las barreras identificadas:

  • Integrar la política de energías renovables a las estrategias de desarrollo regionales y transversalmente a los sectores relevantes (salud, CyT, industria, etcétera).
  • Avanzar en la coordinación institucional de las actividades en energías renovables.
  • Desarrollar esquemas de financiamiento alternativos e incentivos. Crear un fondo para desarrollar proyectos, cubrir garantías, y modernización industrial.
  • Utilizar la demanda del sector público para el desarrollo de ciertos nichos, y para la ampliación y modernización de la capacidad de producción (provisión de energía en el ámbito rural, planes de vivienda, edificios públicos).
  • Revisión de los costos y procedimientos administrativos para la aprobación de proyectos.
  • Recopilación sistemática y acceso público a información georeferenciada sobre recursos, capacidades, actores, requerimientos, infraestructura.
  • Para el conjunto de las fuentes renovables, pero especialmente para la eólica, realizar una simulación del efecto que tendría la incorporación de una potencia creciente de centrales al sistema interconectado nacional (en definitiva planificar la evolución pretendida del sistema eléctrico). Esto permitiría estimar la interacción entre tipos de centrales, las necesidades de adecuación de la infraestructura de transmisión y distribución de energía eléctrica, requerimientos de capacidad de reserva e impacto sobre los costos.
  • Revisar y eventualmente redireccionar subsidios asignados a fuentes convencionales de energías.
  • Evaluar el desarrollo de normas de despacho específicas para fuentes renovables.
  • Actualizar códigos de construcción para incentivar la incorporación de nuevas tecnologías y facilitar la integración edilicia de los sistemas renovables (incluyendo mejoras en el aislamiento térmico).
  • Fortalecer grupos de I&D existentes y su vinculación con la industria, orientando sus actividades en función de las prioridades nacionales. Eliminar restricciones a la cooperación entre CyT e industria.
  • Mejorar servicios de post-venta e instalación (garantías, repuestos).

    Desarrollar infraestructura de Operación y Mantenimiento basada en capacidades locales.
  • Desarrollar/actualizar estándares de calidad y sistema de certificación asociado a incentivos. Brindar orientación al potencial usuario.
  • Introducir la temática de las energías renovables en todos los niveles educativos y de capacitación. Utilizar medios públicos de difusión.
  • Desarrollar alternativas orientadas al mejoramiento del ingreso y capacidad productiva de pobladores rurales.
Por último, destacamos que a pesar del enorme potencial de las energías renovables para usos térmicos, no existe a nivel nacional un marco legal que las promueva (con la excepción de la leyes específicas de biocombustibles e hidrógeno). Su difusión podría impactar significativamente sobre la disponibilidad de gas natural para la industria y la generación de energía eléctrica, reducir el impacto del costo del GLP sobre el gasto de los hogares, y evitar fenómenos puntuales de desertificación en zonas vulnerables por sobre-explotación de biomasa. Algunas de estas tecnologías están disponibles comercialmente, son relativamentesimples, se fabrican en el país, e incluso podrían ser usadas en áreas urbanas y peri-urbanas (por ejemplo, colectores solares para calentamiento de agua).

Esperamos que la difusión pública de los resultados del proyecto REEEP contribuya a generarvoluntad política para superar las barreras identificadas durante el estudio.

Ir al principio de la nota