Ir a la página principal
Sectores económicos

Una estrategia para el sector del transporte

Un importante aporte al debate de los problemas que enfrenta el país en el sector del transporte es un reciente documento del “Programa de Integración Global y Desarrollo Productivo” del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) que plantea la necesidad de definir una estrategia integral, transversal, federal y prospectiva por parte del Estado nacional en las próximas décadas. Para el corto plazo propone siete medidas prioritarias destinadas a atender las urgencias más inmediatas del sector.

ImagenEl documento del CIPPEC promueve una mayor participación del ferrocarril en el transporte de cargas.
Entre estas medidas destacamos: mejorar las asignaciones de los subsidios al transporte y reemplazarlos en el mediano plazo por un sistema de subsidio a la demanda; incentivar una mayor participación del ferrocarril en el transporte de cargas; liderar una estrategia de desarrollo portuario integrada y consensuada en la Región Metropolitana, y corporativizar Aerolíneas Argentinas y Austral, manteniéndolas como empresas públicas pero con gestión profesional e independiente y vinculadas con el Estado a través de acuerdos -programa que comprometan metas de servicio y apoyo financiero.

En “Un transporte para la equidad y el crecimiento. Aportes para una estrategia nacional de movilidad y logística para la Argentina del Bicentenario” se identificaron los principales ejes que, a juicio de sus autores -José Barbero, Lucio Castro, Julieta Abad y Paula Szenkman-, debería articularse la estrategia para el sector en la próxima década, teniendo en cuenta que se prevé un fuerte crecimiento en la movilidad urbana y una mayor demanda de transporte de granos, así como nuevos requerimientos de logística de mayor calidad, vinculados a una matriz productiva más diversificada, de mayor valor agregado y más balanceada territorialmente:
  • Modernizar las instituciones de gobierno del sector. Incorporar una perspectiva de desarrollo sostenible en todas sus dimensiones, social, ambiental y económico-financiera, desde el diseño de las políticas hasta la implementación de los proyectos y la regulación de los servicios.
  • Normalizar y transparentar los marcos regulatorios sectoriales. Finalizar con la intervención de los entes reguladores con el objetivo que actúen como herramientas efectivas de control y promoción de la eficiencia en la provisión de infraestructura y prestación de servicios de transporte.
  • Modificar la matriz del transporte interno de cargas. Asegurar cadenas logísticas que permitan atender las necesidades de desarrollo de los sectores productivos minimizando sus externalidades negativas.
  • Asegurar la movilidad urbana. Consolidar el movimiento de bienes y personas en los centros urbanos vehículo de inclusión y desarrollo social, mitigando los problemas de congestión a través de la jerarquización del transporte público.
  • Impulsar la modernización y mejora de los servicios de transporte por medio del estimulo a la innovación y al desarrollo de proveedores locales de bienes y servicios de calidad.
  • Apoyar la cohesión e integración territorial con obras de infraestructura y servicios.

Ir al principio de la nota