Ir a la página principal
Sectores económicos

Una mejoría que se demora

La actividad sectorial durante 2009, en general, tuvo ventas por debajo del 40% respecto del año anterior. Estos resultados llevaron a las empresas a tomar diversas medidas, por ejemplo: reducción de gastos, cancelación de inversiones programadas y, entre otras, baja de stock de materiales no críticos.

ImagenAntonio Trepat
Escribe Antonio Trepat – Presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Acoplados y Semirremolques

En realidad, la crisis en nuestro sector comenzó en agosto de 2008, por la falta de comercialización de productos agropecuarios. Allí la actividad sectorial disminuyó y los transportistas afectados entraron en alerta en la planificación de las compras de nuevas unidades ante una demanda totalmente incierta y más bien negativa. Luego fue la crisis internacional la que pegó de lleno y cerramos un año con aproximadamente 8.200 vehículos comercializados, respecto de los 14.145 del año 2008; una caída muy sensible.

Para mejorar nuestra situación seria conveniente implementar líneas de crédito accesibles para los transportistas (nuestros clientes) y ayudarlos con medidas del tipo “plan canje” para que puedan modernizar una flota totalmente obsoleta en lo que hace a acoplados y semirremolques. Nosotros estimamos que más de la mitad de los remolques que circulan hoy tienen más de 20 años de antigüedad.

Actualmente, las entidades financieras desalientan la aprobación de créditos –pueden tardar cuatro o más meses– y suman a éste demora el pedido exagerado de información. En cambio un crédito personal o para la compra de autos sale en forma inmediata, aunque estos son bienes no productivos.

Para nosotros es primordial seguir en 2010 con el bono instituído por el decreto 379/01, vigente desde enero de 2001 y prorrogado en varias oportunidades hasta fines del 2009; por el que además hemos suscripto un compromiso con el gobierno nacional y la Unión Obrera Metalúrgica de mantener la actividad sin despidos ni reducción de personal.

No debemos olvidar que si la crisis se mantiene o si se deben producir más ajustes, en 2010 serán los obreros los que más sufran el cierre de fábricas. Asimismo es importante señalar que nuestro sector tiene un serio problema con las mega- empresas radicadas en Brasil, en la medida en que los incentivos que ellas tienen generan serias asimetrías que son bien conocidas por todos.

A pesar de las preocupaciones apuntadas, tenemos expectativas en que la situación mejore, estimando que en mayo próximo posiblemente podría verificarse un repunte.

No descuidamos la exportación, que es siempre una oportunidad, pero en nuestro sector los costos internos no nos permiten competir con nuestros vecinos ya que no tenemos el apoyo suficiente para contrarrestar las importantes diferencias de precios.

Los transportistas están operando -en promedio- en baja respecto de su capacidad de servicio .Para que se superen los problemas estructurales que se arrastran es imprescindible el crecimiento del país en general y que la producción y el comercio dispongan de crédito accesible.


Ir al principio de la nota