Ir a la página principal
Economía internacional

Zapatos chinos “made in Africa”

China se propone, en plena crisis internacional, reencontrar su crecimiento de dos dígitos y, al mismo tiempo, bajar sus costos de producción y aumentar las exportaciones. En otro continente, en Africa, países de muy bajo desarrollo, como Etiopía, buscan superar el atraso e iniciar el largo camino de la industrialización para salir de una producción casi exclusivamente ganadera. A veces, no siempre, surgen emprendimientos que benefician a ambas partes.

ImagenFábricas chinas de calzado a África
El comportamiento del resto de las economías,en especial las desarrolladas de la eurozona, están lejos de amenazar el liderazgo de China como el país de mayor crecimiento del planeta. Pero la tasa del 10,4% que exhibía en 2010 ha perdido vigor y se estacionó, en el primer trimestre del 2012, en un (para ellos) magro 8,1%. Según la agencia Xinhua, agilizar y estabilizar el crecimiento económico del país es la mayor preocupación del gobierno y a ese objetivo apuntan todas las medidas que se toman para intensificar la producción y las exportaciones. Es que aunque en abril la industria china retomó un camino alcista, lo hizo por debajo del pronóstico oficial, comportamiento que también tuvieron las exportaciones que se mantienen rezagadas. Por otra parte, el primer ministro Wen Jiabao que es el artífice del desempeño del coloso asiatico frente a la crisis internacional, señaló con preocupación la reducción, por sexto mes consecutivo, de las inversiones extranjeras.

Centrado el país en lograr la suba de su tasa de crecimiento, las empresas chinas buscan caminos alternativos que les permitan un aumento de la producción con menores costos. Aunque poco novedosa, la estrategia es la misma que transitaron las economías capitalistas de occidente cuando llegaron a China atraídas por las condiciones de contratación de la abundante mano de obra disponible. Ahora es el turno de Africa en el que desembarcan empresarios chinos que buscan mano de obra barata y un precio menor en algunas de las materias primas que utilizan sus industrias.

En la actualidad ,China realiza fuertes inversiones en Africa tanto en infraestructura como en el desarrollo de varias líneas de producción. Es el caso de la fábrica de zapatos construida en Dukem, poblado sito a 30 kilómetros al sur de Addis Adeba, capital de Eiopía, un país eminentemente agroganadero que, con estos emprendimientos, comienza a cambiar su rostro.

Con su casa matriz en Huajian, el grupo empresario chino invirtió 2 millones de dólares para producir zapatos que, confeccionados por un centenar de operarios etíopes, serán exportados a los mercados de Europa y los Estados Unidos.

Los capitales chinos fueron atraídos hacia Africa no sólo por los menores salarios de la mano de obra empleada y el precio reducido de la materia prima que utilizan (cuero), sino por la posibilidad de construir la fábrica al mas bajo precio del mercado, obtener beneficios fiscales durante cuatro años y ser provistos de electricidad gratis.

En 2009 el gobierno de Etiopía decidió transformar a Dukem en un polo industrial, propósito que se verá completado en 2014 con inversiones que superarán los 250 millones de dólares que apuestan a mejorar la infraestructura y la construcción de alrededor de 80 fábricas que ofrecerán trabajo a alrededor de 20.000 personas, el doble de la población actual de esa localidad.


Ir al principio de la nota